Besos escondidos

1401811610_890899_1401812957_album_normal

‘El beso’ (1930-1936). ANTONI ARISSA (ARCHIVO COLECCIÓN TELEFÓNICA)

Llegas temprano y me sorprendes.

Los detalles. Las sombras.

El beso,  

escondidos detrás de la ropa blanca recién tendida.

La azotea invitando a mirar el mundo.

El mundo mirándonos.

El horizonte muy lejos pero más cerca.

El amor. Nuestro amor.

Bailemos detrás de las sábanas que recién he colgado,

Blancas, de algodón suave como pompas,

Un pedacito de nube reflejado en nuestra cama,

Que por las  noches se arruga como papel mojado.

Bailemos detrás de las sábanas blancas,

Y déjame sentir el aroma de tu cuello,

 Enredar mis dedos con tu pelo oscuro y semilargo,

Que se ondula violentamente en las puntas.

Sientes el viento?

La tela hace piruetas alrededor de nuestras siluetas,

Y las luces grises del final del otoño ayudan a enmarcar nuestra danza.  

Sujetas mi cintura mientras me haces girar alrededor de la luna,

Y la mariposa blanca que no vuela nunca tan alto, nos viene a visitar.

Nunca pedí nada más y aquí me tienes,

 Girando  alrededor de tu sonrisa. 

Antoni Arissa (Sant Andreu 1900 – Barcelona 1980) fue probablemente el fotógrafo que aplicó de un modo más interesante los principios de la Nueva Visión en España. Diseñadores gráficos, tipógrafos e impresores -junto a los fotógrafos publicitarios- fueron en ese momento los primeros en utilizar los recursos promovidos por las vanguardias. La paulatina implantación de los principios de latypophoto, promovidos por Laszlo Moholy-Nagy, propició el nacimiento de un nuevo lenguaje visual en el que la fotografía se convirtió en la sustituta del dibujo, renovando el diseño de carteles, libros, revistas y periódicos. Arissa, impresor de oficio, se inserta plenamente en esta tendencia.

Al fin la Guerra Civil, muchas de las plataformas de difusión de la modernidad desaparecieron. El trabajo de Arissa, como el de muchos otros creadores de su generación, se redujo notablemente hasta que, poco a poco, cayó en el olvido. A principios de la década de 1990 se inició un tímido proceso de recuperación de la figura de Arissa, posicionándose definitivamente como fotógrafo de referencia con esta exposición.

Fuente: Espacio.fundaciontelefonica.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s