Tan chico es el suelo y tan grande el cielo.

Dicen que una vez por año hay que conocer un lugar nuevo.  Dicho así suena muy exigente y muchos estarán buscando el pasaporte que no tienen en la billetera. Estando en esa misma situación y sin alma de conformista, me jacto de conocer muchos lugares que de tan cercanos “no se ven” o pasan desapercibidos.

Ver un cartel que pueda conducir hacia la nada misma por camino de ripio en pleno verano y seguirlo,  es una virtud que puede traer sorpresas.

Una estación es más que un lugar desalmado si contó alguna vez con un poeta que dejó sus huellas en una poesía dedicada a las vías muertas.

image (1)

En Faro, la estación en cuestión, puede divisarse el edificio principal y único, el cartel al lado que indica “Faro” –por si queda alguna duda cinco centímetros más allá del cartel ya no hay nada-, y como monumento principal una placa con el poema del paisano-poeta Luis Domingo Berho , anclado en la pared vecina a la puerta principal. Eso y nada más. Eso y mucho más. Es el recordatorio de que se vivió, las vías temblaron y ardieron hace ya algún tiempo, no alcanzando a enfriarse del todo;  ya que esa estación está hermosamente restaurada,  conteniendo recuerdos, fotos y cuadros con historias por conocer dentro del edifico.

Recorriendo el edificio por fuera, me encontré con una pesada lápida de piedra, recuerdo de que debajo yace y en paz –eso lo puedo certificar-  un inmigrante al que los gorriones le susurran por las mañanas las últimas estrofas de la poesía de Berho: “Tu señal está tranquila, tus galpones carcomidos; en esos rieles dormidos ya no hay vagones en fila. No se ve ninguna pila sobre tu playa desierta; tu campana no despierta y es su badajo oxidao…¡un lagrimón olvidao llorando una vía muerta!”

Otros días, las paradas auspician encuentros del tercer tipo,  con humanos más precisamente, a quienes se les puede sacar un poco de información del lugar.

Este mismo verano me sorprendí con un caserío de pescadores y pastores al lado del mar. Un lugar privilegiado por sus colinas suaves y verdes, sus casas dispersas, los caminos angostos y curvos, habitantes de cuatro patas pastando junto a las cestas de los pescadores y a embarcaciones decoradas con herrumbre. Los Ángeles puede ser como un pedacito de cielo recostado en un campo con elevaciones que está siempre mirando al mar. El mar que choca contra los acantilados.

Pero si de felicidad se trata, nada como Costa Bonita en invierno. Dejando de lado algunos edificios –dos o tres, con finalidad vacaciones, grupo, consorcio, agrupaciones y afines- el resto son casas que descansan aisladamente, rodeadas por vegetación muy verde y agreste.  Qué mejor que desembocar en ese rincón donde mueren las avenidas y nacen los caminos que llevan a todas y a ninguna parte.

Y si la felicidad son los colores y las frases? Raíces elevadas emitiendo plegarias al cielo, bancos de madera,  estaciones multicolores en las esquinas, y uno que se deja llevar  y camina leyendo y aspirando absolutamente todo: mil frases, mil colores, círculos, recovecos, descansos, madera noble, sendero angelado que guía al altar de los dioses: un mirador que descubre al sur la inmensidad del océano y al este la contundencia de millones de granos de arena juntándose de a montones en médanos y mesetas.

image

Bonito se siente en las venas mientras el viento remolonea con los rulos de la muchacha de la casa de artesanías que  disfruta con nuestro goce de únicos visitantes, mientras nos cuenta que alguien empezó y luego siguieron todos, contagiados con  tanta esperanza escrita y pinceles coloreados.

Sé que la felicidad está ahí, en las pequeñas cosas, en los colores, en los lugares diminutos con sabrosas  historias y grandes cielos sobre algunos techos.

Allí donde muchos se sofocan ante tanta inmensidad y silencio, ahí soy feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s