Como el instante en que las estrellas caen al borde de la cama.

IMG_8646

Arte: Roberta Coni

Como una mañana soñada de domingo

Que siempre esperaste que llegara,

Sin tener más dudas ni excusas en tu haber,

Despegando de la almohada con la mente clara para ejecutar el sueño

Que viviste con los ojos entrecerrados bajo el cielo estrellado,

Y tu cuerpo naufragando sobre el colchón que cobija las cartas que no enviaste.

Como el sol que aguarda tibio tras las cortinas,

Iluminando lo que sería el posible recorrido de tu caricia sobre mi espalda,

Dibujando círculos y constelaciones, uniendo universos y trazando líneas

Que nacen en mis lunares y mueren en tus deseos.

Como una tarde de media estación  en la que todo parece susurrar,

Las alas de los ángeles se abanican con lentitud,

Y la sensación térmica es igual a la tibieza del abrazo que sueño.

Como el capullo de una flor que se despereza bajo el rocío

Las piedras que bailan bajo el gorgoteo del agua del río,

O la espera al final del camino con la espalda hundida

El corazón apretujado, mordiendo el labio inferior,

Pensando en que no hay más nada…

Y de sopetón,  el amor que te invita a recorrer unos pasos más

Pintando esa sonrisa bobalicona en tu rostro,  

Mientras te imaginás enroscando un rulo mío en tu dedo.

Como nosotros dos, que nos esperamos uno al otro,

Viviendo domingos cubiertos de sueños y deseos que pedimos antes de dormir,

En el preciso instante en que las estrellas caen al borde de la cama.

Patricia Lohin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s