La doceava mañana del mes de abril

720e8f80e6a91741498bfdca9f6afda1
Steve McQueen and Neile Adams

Me rindo.

Dejo de querer forzar encuentros

Y desencuentros.

O de  querer alinear

Los tarros con especias

Que quedaron sobre la mesada.

Que me invada el desorden

Que trae el viento

Que alborota las hojas 

Que bailan sobre la vereda.

El viento me despeina

Al igual que las mil vueltas

Que doy alrededor de la luna….

Vueltas de un lado al otro de la cama.

Mi cama es una licuadora.

Me despierto con la palabra en la boca,

Con el beso en los labios,

Manos abiertas que reciben,

Y un licuado verde

Que trae clorofila, rendición,

Asombro e incertidumbre.

El miedo cae por la borda

Justo después de que mi carcajada.

Rompiera los cristales y los moldes

Donde poníamos la arcilla para los cuencos

Donde serviríamos la cazuela el domingo.

Tendremos que buscar platos hondos.

Me rindo.

Dejo de conspirar.

No hay a favor ni en contra.

Esta revolución se parece cada vez más

A una lluvia de flores blancas

Que caen sobre colchones de hojas doradas

En la ribera del río.

Me recuesto bajo el sauce

Mientras el azul del cielo me recuerda

Que bailamos sobre un engranaje

Cósmico del cual no entendemos nada.

Me rindo

Y en esta mañana,

La doceava del mes de abril

Los primeros pensamientos

Llevan tu nombre.

Patricia Lohin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s