En el limbo

38296715295_3aefed121e_o
Eleni Mahera

–        ¿Entonces? ¿No nos veremos más?

–        Uff. ¡No sé! Me estás preguntando cosas que desconozco.

–        Ok. Es que me vuelve loco tu manera de ir y venir. Nunca sé si estás yendo, viniendo, olvidando, recordando. No sé si te vas a quedar un rato, por un café o por una siesta.

–         … -suspiros-.

–        Necesito saber.

–        Yo también, antes necesitaba saber todo. Quién, cómo, cuándo. Y hoy la verdad… esto es lo que me sale. Llegar, sentirme atraída y cómoda. Luego huir, refugiarme en mí, sentirme segura de nuevo.

–        ¿No te sentís segura conmigo?

–        No.

–        … – gruñido-.

–        ¿Viste cuando pasás la mano por arriba de la hornalla encendida? Lo hacés rápido y no te quemás.

–        No sirve.

–        ¿Perdón?

–        Tu dialéctica. No sirve para una mierda.

–        Es lo que puedo. ¿Qué querés que haga?

–        ¿Nunca te tiraste en paracaídas?

–        Sí. Una vez.

–        ¿Dudaste?

–        ¡Nooo! ¿Cómo iba a dudar? Imagináte qué disparate. El instructor y yo, apostados en un estribo y yo dudando si saltar o no.

–        Esto es lo mismo…

–        ¡Bueh! Ya te fuiste al carajo. No es lo mismo. Arriba estaba el cielo, abajo el suelo.

–        Y nosotros… ¿Dónde vendríamos a estar?

–        En el limbo querido, en el limbo.

Patricia Lohin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s