Instantáneas

11222010_1630104743741928_4673325198181484379_n
© Rhamely

Atardece y yo amanezco luego del amor y una siesta. La habitación luce anaranjada y sobre mi lado de la cama las sábanas tibias reclaman tu ausencia provisoria.

Remoloneo mientras me detengo a contar los mil y un frascos y adornos que hay por doquier. Trofeos de viajes. Pienso en una revolución que haga espacio visual, luego me río y dejo todo como está. Más de lo tuyo, más de lo mismo. La esencia en cada rincón. ¿Por qué abolir el desorden?

Me levanto y descalza me voy envolviendo en una manta. Paso por el espejo del pasillo e intento acomodar  mis rulos. Más alboroto al caos existente. Dejo la cocina detrás de mí y voy hacia la estancia que hay al fondo de la casa. El silencio de la tarde me envuelve, me emociona y estremece.  Siento correr el agua en algún lugar del patio. El resto es el silencio que lo llena todo.

Seguir leyendo

Anuncios

El abrazo

5a0fdb300e942a3b8b0a32db46e315be

“En tu abrazo yo abrazo lo que existe, la arena, el tiempo, el árbol de la lluvia.”

Pablo Neruda

 

Amanece.

El cielo comienza de nuevo.

Sobre  la mesa de trabajo

La caja de óleos

Despierta inquieta.

El lienzo refleja

Dos amantes que se abrazan;

Destilan violentas líneas

En colores estridentes.

El abrazo amalgama

Las fronteras de los cuerpos,

Y por un instante

El universo es uno sólo.

El pintor acaricia

Seguir leyendo

Luna en Aries

34112_130344010319924_3857869_n

Talla la lapicera

El relieve sobre la hoja en blanco.

Palabra sobre palabra,

Catarsis existencial.

Salen a borbotones,

Oraciones despiadadas y certeras.

Sincericidio brutal.

Final y principio, principío y final

De una carta no enviada.

Final y principio, principío y final

De una historia no contada.

Seguir leyendo

Las locas ganas

fae0e6f301390645dc140a0413ff3988

Las locas ganas

De que me parta un rayo,

Me pise un tren

O me tropiece mortalmente

Con una baldosa.

Es lo mismo.

Me pierdo en el espejismo

Que me brindan los días de otoño.

Sigue el río

Su curso bravo,

Sin poder decidir

Más que morir en la boca del mar.

Beso sobre beso

Así empieza todo,

Así muere todo.

Extiendo un mantel blanco

Sobre la mesa redonda

Que está en el balcón.

Lleno mi copa

Y la alzo teñida de borgoña

Hasta que la luz del faro de la calle

Me ilumina a través del vino;

El vino dentro de la copa.

Mis manos en la copa,

Las tuyas en los bolsillos. 

La luz despierta mi pupila

Que otrora descansaba en la tuya.

La pupila dentro del ojo,

El ojo que no ve. 

Las locas ganas

De que sea vino,

Seguir leyendo

La doceava mañana del mes de abril

720e8f80e6a91741498bfdca9f6afda1
Steve McQueen and Neile Adams

Me rindo.

Dejo de querer forzar encuentros

Y desencuentros.

O de  querer alinear

Los tarros con especias

Que quedaron sobre la mesada.

Que me invada el desorden

Que trae el viento

Que alborota las hojas 

Que bailan sobre la vereda.

El viento me despeina

Al igual que las mil vueltas

Que doy alrededor de la luna….

Vueltas de un lado al otro de la cama.

Mi cama es una licuadora.

Me despierto con la palabra en la boca,

Con el beso en los labios,

Manos abiertas que reciben,

Y un licuado verde

Que trae clorofila, rendición,

Asombro e incertidumbre.

El miedo cae por la borda

Justo después de que mi carcajada.

Rompiera los cristales y los moldes

Donde poníamos la arcilla para los cuencos

Donde serviríamos la cazuela el domingo.

Tendremos que buscar platos hondos.

Me rindo.

Dejo de conspirar.

No hay a favor ni en contra.

Esta revolución se parece cada vez más

Seguir leyendo

272 pasos

495088efe19c22038661603e621af829

Te vas.

Una tormenta de viento

Altera la noche silenciosa.

Luego se instala

-Rítmica y persistente-

La lluvia.

Lluvia e insomnio:

Dos ritmos de jazz.

Mariposas blancas apoyadas

Sobre las almohadas desordenadas

Me acompañan en mi ritual

De revisión de instantes

Ya transformados en recuerdo.

Recuerdos y aromas.

Quisiera volver.

El tacto explora la piel adormecida,

Y los colores que ahí nacen,

Hacen estallar confetis de estrellas sobre un lienzo.

La nocturnidad me trae el eco de tu voz,

E intento acurrucarme en el acento final

Que le das a tus oraciones,

Pero el sueño no llega.

La lluvia ya lavó los 272 pasos

Que hay desde tu puerta a la mía,

Las hojas,  que a la hora de la cena crujían

Ahora se adhieren húmedas

En los bordes de las aceras,

Seguir leyendo

La eternidad de tus facciones

1939864_790092517667673_4678758694971828164_n (1)

Whispering Pines – Jeremy Lipking

No importa si cuando llama el amor
yo estoy muerta.
Vendré.
Siempre vendré
si alguna vez
llama el amor.”
Alejandra Pizarnik

Sábado. Uno más en mi haber. Una incipiente irritación sube por mi cuello y me ahoga a tal punto en que sólo quiero huir de aquí, abandonar la ciudad, abandonarme a mí misma y dejar de existir de la forma que soy ahora.

Saco una hoja en blanco para escribirte,  pero interrumpo el breve inicio de la acción sabiendo que mis palabras están muertas antes de nacer. Porque nunca las leerás, ni danzarán en tu mente mientras hacés esa mueca que se asemeja a una sonrisa torcida. Se ha hundido la vaga esperanza de inquietar tu mente o de alborotar tu alma.

Se cortó el hilo conductor que me sostenía a la creencia sutil de encontrarte sobre el fin de semana, tal vez sobre las veintitrés horas de un viernes o al inicio del sábado, y aspirar a llegar a éste con la felicidad de la concreción material de tocar tus huesos y saborearte como a un cóctel,  y no con este absurdo de hoy que me hace seguir esclavizada a sueños imposibles.

Es otoño. Cede la irritación con el compás de las tareas, y me agobia el falso bienestar de la rutina. El día cae por su propio peso. Caen las hojas, caen las gotas de la lluvia  intermitente, el atardecer cae también junto con las prisas, las luces diáfanas de la ciudad se disuelven en el horizonte.  El día se hunde agonizante.

Es abril. Es sábado sin vos, desabrido, desolado, amarillo, apacible, silencioso, tibio; destemplado como el primer frío sin manta o cobertor.

Sobre la hora en la que caen las estrellas, me tiendo en el sillón y con mis piernas en alto, saboreo una bebida espirituosa que empalaga mis labios, enciende mis mejillas y adormece mi alma. De mis ojos se derriten lágrimas que mueren en la comisura de mi boca.  Mi boca frágil y desértica.

Afuera todo el mundo huye, algunos de sus trabajos, otros de sus hogares, de deudas contraídas y de promesas incumplidas. La vida cae por su propio peso pidiendo rendición de cuentas, y de este acto también queremos ausentarnos, como si fuera posible tal cosa.

Tal vez me duermo, pongo en off mi filosofía de cuarta. Tal vez sueño, tal vez recuerdo o invento nuevos eventos pasados sobre nuestra existencia juntos.

Seguir leyendo