Ausencias

2b86e4793b1e82b8132cfa95ef09480e

Antonio Berni

Las últimas luces del otoño

Se filtran por los amplios ventanales,

La ciudad yace desierta y muda

Mientras las hojas se desprenden y parten rumbo

Hacia oscuras alcantarillas.

Lloran los dioses,

Arrinconados entre el desazón

De las ciudades que no recorreremos

Y la muerta esperanza de los dedos que no se tocan.

El sauce se inclina hacia el río

Queriendo beber del elixir con el que

Otrora bañamos nuestros pies,

En ese lugar donde vertimos

Nuestras carcajadas sonoras y eternas.

Los bares cierran tristes sus puertas,

Al no vernos llegar tomados de la mano

Dispuestos a estar horas y horas

Sembrando filosofías disparatadas,

Pintando nuevos cuadros de Berni,

Mezclando en el lienzo los colores de tus pupilas

Con los de mis labios generosos.

A la vuelta, una librería anuncia

El estatuto de los amores inconclusos

Mientras que el carnaval se declara

Obsoleto y parte rumbo

A otras ciudades

De calles angostas y caderas más generosas.

Vierte el sauce lágrimas en el río

Mientras se secan sus raíces

Y nosotros…. nosotros

Navegamos una vez y otra vez

Contra la corriente de los sueños.

Mientras tus manos tocan la piel opaca

De la ausencia predestinada

Y yo me hundo en la soledad de unos labios desconocidos,

En algún lugar los dioses renuncian a su tarea

Convirtiéndose en simples peones

Que saltan de uno en uno

Los días y los meses.

Volveremos a vernos

Alguno de estos días,

Cada uno frente a un espejo distinto

Que nos reflejará en el marrón de nuestros ojos

Los granos de arena que terminaron de escurrirse

Para decantar íntegros en la base del reloj.

Pero los dioses ya no estarán

Para darlo vuelta.

Patricia Lohin

Hoy

tumblr_o3vbk47hAt1qe6psio1_540

Foto: Tumblr

Quiero eso y nada más.

Imperiosamente.

Ahora. Es decir hoy.

Ese hoy que se escapa.

Que va siempre un paso adelante o dos,

¿O tal vez serán tres o cuatro pasos detrás?

Vos sos -sin piedad- mi pasado,

Capturado en una fragancia gastada

Con reminiscencia a vainilla o pachuli,

En un pañuelo bordadito

Con detalles de crochet en los bordes.

Intento escalar

El montículo de polvo de moléculas

-atómicas, interestelares y anómalas-

Que nos separan mil de millones de años luz.

Alguien me mira y ha detenido el reloj.

¡Qué descarado!

Ha tocado mi tiempo y sin pedirme permiso.

 Lo espío y cuando se adormece lo adelanto,

Y cuando despierta no estoy más.

Porque cuando den las diez, o cuando den y cuarto

De un día festivo de noviembre,

Cuando el sol entre justo por esa hendija

Que solo permite la antesala del verano,

Ahí estaremos uno frente al otro,

Chocando las frentes y las caricias,

Será hoy.

Y me recogerás

Como quien levanta una hoja de otoño

Y quiere darle vida.

Patricia Lohin

Recurrencias

tumblr_o3sacsQBYD1qeubbbo2_1280

Anna Madia

Aún no acabo de descubrir cómo llegué a este lugar.

Supongamos que nací aquí, del todo huérfana, detalle que hace que quieras huir a cualquier otro lugar.  Pero ¿a dónde?

Miro y está tan obscuro acá, que no sabría qué camino tomar. Es que ¿hay más caminos?

Tal vez este lugar tan sólo sea el fragmento de algo, un “algo” insospechado del cual no se sabe nada. Esta ignorancia no hace más que asesinar la supuesta elucubración que se pueda hacer sobre nacimientos, cuestiones parentales, árboles genealógicos, raíces de los mismos y posibilidades de amistades que superen cualquier estimación temporal.

Caí acá, hace tres décimas de segundos o hace mil millones de años. Es igual. No hay viento ni cuerdas de relojes. Intuyo que es un lugar alargado, como si fuera una ruta o una vía del tren. Si hay un horizonte no lo veo.

Hay tan poco para ver, que no se me ocurre otra cosa más que pensar. La obscuridad es tan íntegra que hace bien su papel: no se divisan bordes, ni caminos, ni horizontes. El lugar parece un escenario sin público ni aplausos, la adrenalina de no saber si ante un paso caeré, está comenzando a afectarme tanto, que sólo atino a girar sobre las huellas de mis pies. Debajo hay algo que parece tierra seca mezclada con trozos de vidrio, que en otra época fueron parte de un alumbrado público.

En el aire vuelan chispas desprendidas por colillas de cigarrillos que ahora mueren en el suelo, lo más parecido a una estrella fugaz tal vez sea una de esas chispas. Escucho cánticos ahogados que suenan a coros góticos y disonantes. Hay otra gente que fuma, canta y muere. Hace mucho frío para ser el infierno, y aún está templado para llamarse invierno.

El aire huele a humo, tal vez sean los vicios encendidos o el hálito que despiden las almas errantes.  Me invade el sueño junto con la certeza de que esa noche no terminará jamás. Cae otra chispa a mis pies, e ilumina un par de segundos que se extienden medio metro alrededor de mi presencia.

Sigue leyendo

Río Hondo

d6bba8f46bf1aa0f107c87aa62b5cd13

Imagen: Pinterest

12 de diciembre. Amanece.

Llora el cielo con intermitencias y ráfagas fisgonas de luz solar.

De a ratos moja y de a ratos seca a las angostas calles de pedregullo y tierra.

Desde las cumbres bajan los pueblerinos con cargamentos de adornos florales y frutales que liberarán en el Río Hondo en los primeros minutos del décimo tercer día de diciembre.

En la orilla, las mujeres intentan barrer el suelo de arcilla donde ubicarán sus puestos. Ya adornadas desde temprano con escotes y volados, brillos con sabor a cereza en los labios, loción de verbena en el cuello y hermosas trenzas enredadas en lo alto de sus cabezas.

Tienden almidonados manteles naranjas y amarillos sobre largos tablones de madera, donde retozarán cuencos abundantes de frutas y verduras de estación, mezclados con estampitas y rosarios en honor a la Virgen Niña del Río Hondo.

Reza casi como en un canto a los visitantes y vecinos la comadrona del pueblo, mientras se hamaca detrás de su puesto de albahaca y frutillas:

“Pide un deseo, tú niña y tú también que ya no eres niña ni volverás a ser joven. Pídelo con el corazón abierto y la virtud de los ojos que aún han visto muy poco al otro lado de la orilla. Cuenta los días de tu espera con inmensa fe, reza, frota por día una cuenta de tu rosario de piedra coral, que al terminar los cincuenta y nueve días y los cincuenta y nueve rezos, agradecerás sin pedir más y volverás a empezar la cuenta.”

Bajo el arco de enredaderas que marca el comienzo del sendero,  que guía hacia el sector de la orilla del río desde donde partirán las ofrendas, Pedro –mecánico de herencia y encantador de abejas por pasión- relata entusiasmado a una pareja de forasteros, que a falta de manantiales y nacientes, a falta de Minerva y Coventina, sobra río Hondo y Virgencita para arrastrar penas, lágrimas y peticiones, que volverán condensadas al cielo en la tercer luna llena del próximo año nuevo.

Sigue leyendo

Como el instante en que las estrellas caen al borde de la cama.

IMG_8646

Arte: Roberta Coni

Como una mañana soñada de domingo

Que siempre esperaste que llegara,

Sin tener más dudas ni excusas en tu haber,

Despegando de la almohada con la mente clara para ejecutar el sueño

Que viviste con los ojos entrecerrados bajo el cielo estrellado,

Y tu cuerpo naufragando sobre el colchón que cobija las cartas que no enviaste.

Como el sol que aguarda tibio tras las cortinas,

Iluminando lo que sería el posible recorrido de tu caricia sobre mi espalda,

Dibujando círculos y constelaciones, uniendo universos y trazando líneas

Que nacen en mis lunares y mueren en tus deseos.

Como una tarde de media estación  en la que todo parece susurrar,

Las alas de los ángeles se abanican con lentitud,

Y la sensación térmica es igual a la tibieza del abrazo que sueño.

Como el capullo de una flor que se despereza bajo el rocío

Las piedras que bailan bajo el gorgoteo del agua del río,

O la espera al final del camino con la espalda hundida

El corazón apretujado, mordiendo el labio inferior,

Pensando en que no hay más nada…

Y de sopetón,  el amor que te invita a recorrer unos pasos más

Pintando esa sonrisa bobalicona en tu rostro,  

Mientras te imaginás enroscando un rulo mío en tu dedo.

Como nosotros dos, que nos esperamos uno al otro,

Viviendo domingos cubiertos de sueños y deseos que pedimos antes de dormir,

En el preciso instante en que las estrellas caen al borde de la cama.

Patricia Lohin

Mientras…

tumblr_mfnsgumsVh1rqrk5fo1_1280

Arte: Alexey Zaycev

Hoy te contagiaré de lo que quieras

Mientras

Yo monto mi bicicleta roja

Salgo a la calle perseguida por mariposas blancas;

Y pedaleo lejos de tu mundo.

Mientras  tus besos siguen lejos,

La  taza de café ha dejado dibujado

Tu destino en el fondo de la misma.

Mientras

Releo frases garabateadas

En la humedad de la ventana;

Vivo y desvivo

Logrando llevarte a la tierra de mis sueños.

Mientras

Inevitablemente te amo.

Sigue leyendo

“Creo que su canto tiene color de violetas húmedas …”

Jeremy-Mann-15

Jeremy Mann

“Yo no sé, yo conozco poco, yo apenas veo,
pero creo que su canto tiene color de violetas húmedas,
de violetas acostumbradas a la tierra,
porque la cara de la muerte es verde,
y la mirada de la muerte es verde,
con la aguda humedad de una hoja de violeta
y su grave color de invierno exasperado.”

Sólo la muerte – Frag. Pablo Neruda

Que me encuentre escribiendo cartas de amor manuscritas, mientras el sol de otoño se filtra entre las cortinas blancas de lino, y los rayos de luz difuminados mueren sobre mi escritorio blanco.

Que me encuentre con las mejillas encendidas, mascando un trozo de hierba del parque, mientras la hamaca se mece suavemente acunando el atardecer.

Que me encuentre de pie, caminando por el sendero que bordea al río colorado, mientras con una mano acaricio las hojas de los sauces que caen en la rivera.

Que me encuentre mezclando sabores en la cocina, jugando a la hechicera, combinando especias y hierbas, vegetales y hortalizas recién extirpados de la huerta, creando manjares, jaleas y conservas.

Que me encuentre en paz, pero no rendida, aceptando esos recuerdos que pugnan por volver, acariciando los momentos dulces que uno intenta retener,

Que me encuentre servicial y compasiva, con ninguna cuota por pagar ni por vencer, con saldo a favor en el banco, el banco de los besos concretados.

Que me encuentre con el baúl lleno de recortes y fotos, de mis momentos, de caracoles recolectados en la playa y toda esa clase extraña de objetos raros que dan pena tirar.

Sigue leyendo