Un lunes más para llorar

Nota de El Perro, o sea yo.


Hoy tengo una invitada. Y como no tenerla!  Es una amiga y una seguidora quien, como mucho de nosotros, navega con las palabras a modo de catarsis. Y si, las palabras tienen algo mágico, y una sola dirección: sacan todo hacia afuera. Nada de lo que sigue a continuación nos es ajeno. Lunes, domingo, martes. No importa el día, en algún momento nuestro almita nos pasa factura por los sueños que se van evaporando de la caja de Pandora.


Bienvenida mi querida. Pasá, tomemos unos mates, te escucho yo primero y después te largo mi perorata……..

a039

Private Practice

“Siempre se dice que hay noches que son más flojitas, donde a una le puede agarrar una especie de depre y le dan ganas de llorar, que se cuestiona lo realizado hasta ahora con su vida,…..y más cuando hace un tiempo (demasiado tiempo), en que los momentos de soledad son los que predominan…

Pero lo más loco de todo esto, es que mis días de llanto son los lunes….si los lunes. Días raros, si los hay, para que a uno le agarren estos ataques de soledad, de replanteos, de angustias…y les voy a contar por qué.

Es obligación llorar o sentirse deprimido? No, claro que no. Pero es un estado emocional muy difícil de manejar, por lo menos para mí.

Llega el lunes, 22 hs. Ya no atiendo el celu, dejo de hacer lo que estoy haciendo y me instalo frente a la cajita gris de ilusiones, comúnmente llamada televisor. Comienza la primera serie: Private Practice. Médicos, doctoras, enfermeros, relaciones peligrosas, novios, amanes, ex, actuales que  se cruzan, van, vienen…todos lindos/as por supuesto, cuestiones médicas si….pero algo light, sin mucha sangre, ni vísceras a la vista, pero sí con historias fuertes y que más de una vez nos pasaron por al lado. Y sí, hay alguna historia que te hace asomar algún lagrimón. Primera excusa perfecta para limpiar lagrimales. Termina (ojo que sigue el lunes que viene, con las mismas historias o algunas nuevas y disfrazadas).

Sigue leyendo