¿Cuántos granos de sal?

detras_limonero_izq4

“Comíamos uvas maduras y pisábamos descalzos la tierra fresca bajo la sombra de los árboles. Las flores blancas del verano trepaban por la montaña. Y reíamos. Hoy, hace frío aquí en la casa pero yo iré por leña para encender el fuego y plantaré una vid que crecerá sobre nosotros”. – Burzaco, Argentina (1923-2010) Ángela Pradelli

Será Venus retrógrado, o la luna en Cáncer. O seré yo, con todas guardias bajas y los frentes sin defensa, esperando mi turno en un recinto que oficia de sala de espera, en un primer piso de un edificio céntrico, justo el día después de mi cataclismo y rendición.

Llegué puntual. La opción de espera me dio la posibilidad de mirar, oler, oír y leer, todo al mismo tiempo.

Primero caí sobre el sillón marrón de cuero que está sobre una pared. Antes de desaparecer  por una enorme puerta vidriada, Carlos me alcanzó un libro.  Excelente excusa para no ensayar nada de lo que iba a hablar luego.

Antes de buscar los anteojos de lectura, mi vista se regocijó con la luz que llegaba desde los ventanales de las habitaciones delanteras, esos altos y agraciados ventanales de los edificios antiguos.

En una de las habitaciones se alcanzaba a ver un caballete sosteniendo una pintura con verdes y niños jugando a la pelota; un aerosol debajo del marco de una puerta, otro sobre un relieve de una pared, un adorno rojo chino circular colgado; y sobre un mueble alto, el reproductor de compact disc cambiando de bandeja. Dejó de sonar la melodía low relax sin vocales ni consonantes y llegó por aire y sin escalas la voz potente de una vieja y conocida jazzista de la cual no recordaba el nombre. Qué grata sorpresa.

Luego de abrir el libro, me mudé a una especie de puff cuadrado y bajito al lado de una mesa circular con más acceso a la luz natural. Mientras la música calaba mis poros haciendo mella en mi exceso sensitivo, comencé a explorar el libro.

Adoré el título, la tapa, el olor, que estuvieran subrayadas algunas frases con lápiz negro, las fechas al inicio de un capítulo. En ese momento nació mi afán por tratar de devorarlo, como a un chocolate intenso y amargo.

 

“Cuántos granos de sal entran en la mano abierta,

Cuántos se pierden por los bordes,

Vuelan, caen al piso;

Cuántos granos de sal raspan la seda de la piel,

Laten en los ojos ásperos, en la boca ácida,

En el río de la sangre de un cuerpo feliz.”

Ángela Pradelli

  Sigue leyendo

Anuncios

Asesino interior

Y es que ya nada es lo que era. 

Ya sólo me queda
La vacía pena
Del viajero que regresa.
Estoy tan perdido,
Soy el asesino
De tantas primaveras.

Ismael Serrano

 

Me niego a ser esta persona que vive como un Alien invasor dentro mío.

¿Quién es ese o esa que sale de mis tripas a decir barbaridades del tipo Desolados & Cía?

Ayer dejé que gobernara, sólo unas ocho horas, horario laboral, le di voz y voto, dejé que llorara, que hiciera surcos debajo de mis ojos, dejé que intentara convencerme de que no valgo, ni la pena ni la gloria; que pensara que yo estaba bien con esa declaración de muerte; dejé que hinchara mis ojos a tal punto de que una conjuntivitis viral fuera deseable. Le permití que pensara que era mejor morir que intentarlo, que los días grises son la regla, que el sol siempre está en el horizonte y es inalcanzable.

Por esas horas dejé que me convirtiera víctima de la vida, en carroñera, en lastimosa y quejosa, le di oportunidad de creer que las cartas ya estaban echadas y que tiene razón en todo lo que me vaticina. Le di poder sobre mi cuerpo, dejé que fuera a comprar Phillips Morris de emergencia, que fumara tres cigarrillos seguidos después de mucho tiempo de no fumar, mientras mi cuerpo yacía secuestrado contra las rejas de la auto-opresión.

Sigue leyendo

De pasada

tumblr_ocb6cnvHqo1sqba70o1_540.png

Arte: Steve Hanks

Te vi asomarte por la vidriera

Y entrar.

O eso me pareció.

Hasta que encontré que de vos

Sólo estaba el contorno de una figura

Que yo había imaginado.

Unos ojos gentiles

Me hablaron pidiendo no sé que,

Mientras yo esperaba los tuyos,

Aunque sea para evadirte la mirada,

Como quien espera una señal

O un reflejo,

O un choque le pupilas intergaláctico.

Como quien sueña por la noche

Y pide al universo una señal,

Yo pedí de pasada al menos verte.

Y una vez más

Los dioses se ríen de tu ausencia

Y de mis espejismos absurdos;

Mientras busco la chispa plateada de tus ojos

En otros rostros,

O tu media sonrisa y tu apática presencia

Al borde de la puerta de lo que resta de mi vida.

Patricia Lohin

 

Un atlas del mundo difícil – Adrienne Rich

02-Always-Tomorrow-lg

Always Tomorrow – David Febland

Adrienne Rich.  Un atlas del mundo difícil, XIII (Dedicatorias)

“Sé que estás leyendo este poema
tarde, antes de salir de tu oficina
la del único e intenso foco de luz amarilla y la ventana que se ensombrece
en la lasitud de un edificio que se desvanece en la quietud
mucho después de la hora punta.    Sé que estás leyendo este poema
de pie en una librería lejos del océano
en un día gris de principios de primavera, débiles copos empujados
en torno a ti a través de los inmensos espacios de las llanuras.
Sé que estás leyendo este poema
en una habitación en la que te ha sucedido demasiado para poder soportarlo
en la que espirales de sábanas yacen estancadas en el lecho
y la maleta abierta habla de fuga
pero aún no puedes irte.    Sé que estás leyendo este poema
mientras el metro disminuye la velocidad y antes de subir
corriendo las escaleras
hacia un amor diferente
que la vida nunca te ha concedido.
Sé que estás leyendo este poema a la luz
de la pantalla del televisor donde se deslizan imágenes mudas que sobresaltan
mientras esperas las últimas noticias sobre la intifada.
Sé que estás leyendo este poema en una sala de espera
de ojos que coinciden y no se encuentran, de identidad con extraños.
Sé que estás leyendo este poema bajo una luz fluorescente
en el aburrimiento y la fatiga de los jóvenes excluidos,
que se excluyen, demasiado jóvenes.    Sé
que estás leyendo este poema con la vista que te falla, las gruesas
lentes agrandan estas letras más allá de todo significado y aún así continúas leyendo
porque hasta el alfabeto es valioso.
Sé que estás leyendo este poema yendo y viniendo junto al horno
calentando leche, con un niño que llora en tu hombro, un libro en la mano
porque la vida es corta y también tú tienes sed.
Sé que estás leyendo este poema que no está en tu idioma
te imaginas algunas palabras mientras otras te hacen seguir leyendo
y quiero saber qué palabras son ésas.
Sé que estás leyendo este poema esperando oír algo, rota
entre la amargura y la esperanza
para volver una vez más a la tarea que no puedes rechazar.
Sé que estás leyendo este poema porque no hay más que leer
allí donde has arribado, desnuda como estás.”

Adrienne Rich

De “Un atlas del mundo difícil”

Poemas (1963-2000)
Traducción: Marisol Sánchez-Gómez

Fragmento nota en el diario El País, segmento Cultura.

http://cultura.elpais.com

“Inteligente y provocadora, era una de las poetas de mayor talento de EE UU y del panorama general de la poesía en lengua inglesa. Prestigiada y premiada desde sus inicios (W. H. Auden elogió y prologó su primer libro de poemas en 1951), recorrió sin embargo un largo camino de exploración poética y de autoanálisis existencial, cruciales en el cuestionamiento activo del patriarcado institucional, de la autoridad y la tradición literaria masculinas, convirtiéndose en una de las conciencias críticas más independientes y una de las voces femeninas más importantes de la historia.

Tras décadas de trabajo como escritora y activista comprometida, sus agudas reflexiones personales han articulado, con sorprendente precisión, problemas y cuestiones relativas a la liberación de la mujer reflexionando sobre su identidad y conciencia individuales, y sobre el papel de la escritura dentro de esos planteamientos. Su discurso poético y teórico mantiene un alto grado de atención crítica y lectora, pero es a partir de los años sesenta con Instantáneas de una nuera (1963) cuando se revela profundamente personal, capaz de romper todos los límites impuestos expandiendo el alcance de su obra. Ella misma se coloca en el centro de una irreprochable escritura deudora de una destacada tradición femenina, para crear una identidad y un lenguaje que, con manifiesto vigor e inteligencia, trascienden radicalmente su propia ideología. Rich lleva hasta sus últimas consecuencias ese eslogan surgido en el corazón del feminismo —lo personal es político—, teniendo muy clara la importancia radical que la experiencia personal de las mujeres desempeña como fuente y recurso para construir su futuro. Basta recordar su mítico libro en prosa Nacemos de mujer (1976), que es todavía uno de los mayores clásicos de la literatura femenina.

Una escritura siempre en primera persona, que relaciona conciencia y pensamiento. Prosa y poesía se muestran como el haz y el envés de un pensamiento donde la reflexión profunda del ensayo sostiene la realización explícita del poema. Esa coherente integridad entre pensamiento y acción se expresa en la corporeidad de un lenguaje ejemplo de compromiso incorruptible con el progreso y la conciencia de ser mujer. Su obra estudia y analiza las divisiones y dualidades instauradas en razón del sexo y la sexualidad, la raza o las creencias, poniendo en primer plano sus directas conexiones con el racismo, los prejuicios y la ceguera de clase o el antisemitismo. Aboga por equiparar el movimiento de los derechos civiles al de liberación de la mujer, y en uno de sus más famosos ensayos, Heterosexualidad obligatoria y existencia lesbiana, estudia la historia y la identidad lesbianas como elemento de ruptura de la cultura y la política heterosexuales, elaborando una perspectiva capaz de tener en cuenta todas las diferencias entre mujeres, hombres, lugares, épocas, culturas, condiciones, clases y movimientos a la hora de reconocer la experiencia individual en la esfera política. Vida y obra se hicieron inseparables en quien sabía que “una mujer que piensa duerme con monstruos”. Cuando le otorgaron en 1974 el Premio Nacional del Libro, y en desacuerdo con la política de Bill Clinton, lo rechazó en forma individual para recibirlo en nombre de todas las mujeres, junto con las nominadas poetas negras Alice Walker y Audre Lorde. Uno de los muchos ejemplos de honestidad y compromiso de quien demostró que la literatura todavía puede reclamarnos responsabilidades.”

Qual è l’incarnato dell`onda?


dog

Skye the St. Bernard Dog Swimming

Mirrorpix


Hoy que ya me di cuenta que esto no es amor, que lo que brinde no era tal, y que en el camino del capricho y los sueños mareados dejé de ser yo misma.

Hoy que las hojas del almanaque denotan que son muchos los meses en los que me perdí, hoy que aún tengo la cobardía de hacer un duelo.

Hoy que se que fuiste un espejismo y yo fui  tras él como si fuera mi verdad, hoy que me falta coraje y me sobran lágrimas.

Hoy que aprendí  a pedir ayuda y a obtenerla, hoy que te la pedí y me negaste todo.

Hoy que sufro porque pienso que fue amor, hoy que el sol del otoño entra por mi ventana y el viento arrastró todas las cartas de amor.

Hoy que Benedetti ya es inmortal y me habla del mar en donde iba a tener mi casa, hoy que sigo soñando con mojar los pies en el agua salada….

Hoy que de digo adiós y seco mis lágrimas con estos versos.

Hoy quiero compartir con ustedes unas líneas de Benedetti, un amigo que no se ha ido.

FK854

Surf

Michael Kahn


“Brama un juicio infinito

Más concentrado que el de un cántaro

Más implacable que dos gotas

Ya acerque el horizonte o nos entregue

La muerte azul de las medusas

Nuestras sospechas no lo dejan

El mar escucha como un sordo

Es insensible como un dios

Y sobrevive a los sobrevivientes

Nunca sabré que espero de él

Ni que conjuro deja en mis tobillos

Pero cuando estos ojos se hartan de baldosas

Y esperan entre el llano y las colinas

O en calles que se cierran en más calles

Entonces sí me siento náufrago y sólo el mar puede

Salvarme”.

El Silencio del Mar – Mario Benedetti

Sigue leyendo

Del rojo y de algunos machos primates

Solace


Solace – Giclée on Canvas – Pino

“The lady in red is dancing with me,

Cheek to cheek.

There’s nobody here, it’s just you and me.

It’s where I want to be,

But I hardly know this beauty by my side.

I’ll never forget the way you look tonight”.

Lady in red

Siempre soñé con un vestido rojo colgado en mi placar, sacarlo y caminar por la playa con él, dejando que el viento juegue con él. No un vestido rojo de fiesta, sino de algodón suave al tacto, de color rojo auténtico, mangas cortas, falda larga, género que se adhiera al cuerpo para insinuar que en fin, uno tiene curvas debajo. He visto varios vestidos rojos en mi vida, aunque la verdad todavía no encontré uno que me calzara como la gente. Mientras busco el vestido ideal, leo uno de estos artículos que vienen mezclados con las noticias y no puedo dejar de sonreír. Que el rojo hace a las mujeres más atractivas para los hombres no parece una novedad despampanante, tal vez la desilusión radica en que esa conducta viene en los genes: y si señores: “los primates machos no humanos se excitan cuando las hembras se ponen rojas”. Clarín.com.

espalda-de-mujer-con-rojo-posters

Espalda de mujer con rojo – Artista: Deloffre

“Abrió su segundo atado de cigarrillos del día, y recién iba por el mediodía. Ese mediodía raro de nuestros días, en donde el sol no está donde tiene que estar, pero el reloj decía las doce al fin. No maldijo, solo sintió el peso de la desilusión que corría por su pecho. Mientras recordaba alguna estrofa de algún tango siniestro vio la figura de ella reflejada en la acera. La misma que había visto una tarde de verano dejando huellas en la arena de la playa cercana al pueblo. Allí iba, erguida, diosa total, con el paso lento y seguro,

Sigue leyendo

“Quieres que me abra las venas para ver si doy contigo?”

Under the Tree

Artista: Steve Thoms

Leer a Rafael León es leer sobre lo absoluto y despiadado del amor, sobre la desesperanza de la espera y la esperanza de vivir enamorado. Muchos de sus poemas y romances tienen un dejo de desolación, al hablar de amores abandonados y prohibidos, en donde el corazón literalmente se estalla en mil pedazos y queda colgado en lugares tan lejanos que es imposible de reconstruir. Pena y alegría del amor tiene frases como “Mira cómo se me pone la piel ca vez que me acuerdo que soy un hombre casao y sin embargo, te quiero”. Triste triste.


Así Te Quiero

de Rafael de Leon

A Conchita Piquer

El día trece de julio

yo me tropecé contigo.

Las campanas de mi frente,

amargas de bronce antiguo,

dieron al viento tu nombre

en repique de delirio.

Mi corazón de madera

muerto de flor y de nidos,

floreció en un verde nuevo

de naranjos y de gritos,

y por mi sangre corrió

un toro de escalofrío,

que me dejó traspasado

en la plaza del suspiro.

¡Ay trece, trece de julio,

cuando me encontré contigo!

¡Ay, tus ojos de manzana

y tus labios de cuchillo

y las nueve, nueve letras

de tu nombre sobre el mío

que borraron diferencias

de linaje y apellido!

¡Bendita sea la madre,

la madre que te ha parido,

porque sólo te parió

para darme a mí un jacinto,

y se quedó sin jardines

porque yo tuviera el mío!

¿Quieres que me abra las venas

para ver si doy contigo?

Sigue leyendo