“Sombras sobre luces en la clara oscuridad…”

Paisaje con mariposas – Dalí

Hay días en que terminamos extenuados, aunque no tanto como para que la comisura de la boca haga un dibujo similar a una sonrisa. Una sonrisa genuina, transparente, que trae la paz de la tarea bien realizada.

Aunque el significado de lo bueno está muy vapuleado últimamente, insisto con que lo bueno es aquello que nos permite dormirnos a la noche, seguir viviendo al día siguiente y cada tanto recibir algo de lo sembrado. Dar, recibir, expresarse, abrirse, sincerarse, vivir, tener miedo y afrontar el cambio.

Así como cada día tiene horas y minutos tremendos, nuestra vida contiene los mismos surcos en los cuales a veces nos caemos como a un precipicio.

Hoy mis palabras nadan en un momento que pulula entre un final y un comienzo. La hamaca se mece con la suficiente fuerza como para que en el momento indicado demos el salto. Hoy siento que mi jornada fue fructífera, y me queda el sabor de la acción correcta. No puede haber error.

Imposible mecerme antes de saltar sin nombrar a Luis, quien me ha acompañado todo este tiempo de transformación. Aleluya.

Un relámpago de sueños

entre látigos y dueños,

un océano de vida,

una lágrima suicida,

una sangre derramada,

las razones de la espada,

aleluya.

Sigue leyendo

Muda cadena de sueño

Luego de varios intentos por asesinar esta fantasía absurda, de pronto seguí el consejo de las runas míticas: Is, la inmovilidad, la quietud, la pausa, la no acción, la espera.

Apenas salida del deshielo y la parálisis, he logrado disipar tu entidad hoy inexistente.

Aunque ha decir verdad, he querido otorgarte dos minutos más de vida, lo que dure mi despedida.

No es una despedida forzada sino natural, como cuando un chico se despide de su amigo imaginario, de su osito o aquella manta que lo ayudó a dormir en las noches. Hoy, en el momento en que estoy a punto de cruzar este puente, descubro que es momento de dejarte y agradecerte. Tu presencia ha sido vital para mi movilización y mi auto descubrimiento.

Has significado mí abril, mis hojas sobre la vereda, mi futuro, mi esperanza, mis sueños, mi corazón encandecido, mi faro iluminando mi destino, la mano que se tiende para saltar un obstáculo, mis palabras, mis sonrisas, mi mirada, mi adiós.

Dejo que tu espíritu etéreo vuele para acompañar otras almas solitarias. Se de tus grandes poderes de conversión y adaptación a cada necesidad, sé que eres como un ángel de la guarda que nos mima el corazón cuando así lo necesitamos.

Me ves? Me estoy sonriendo.

Adiós.

Quiero apurar cada grano de arena

y el aire exacto que vaya quedando

Sigue leyendo

Déjalo estar

Amoureux De Vence Marc Chagall

Abrí los ojos una mañana de abril. No es que los tuviese cerrados porque estuviese durmiendo. Las sábanas amanecieron enredadas entre mis miedos y mis fantasmas, el insomnio había hecho un trabajo nefasto. Al levantarme no pude distinguir nada familiar a mi alrededor.

Era el humo, la nebulosa, la confusión, el agua evaporada, el espejismo que hacía ver las cosas de manera diferente. Uno nunca sabe cuándo llega el día, hasta que se amanece, y aparece la crisis, sin invitación previa, llamando al desconcierto y al interrogante.

Los días ciertos y claros habían quedado atrás. Esa mañana el viento se estaba llevando las hojas muy de prisa, arrancadas una a una de las ramas, violentamente decía que había cosas que se iban a otro lugar, el lugar de las cenizas.

Una gran nostalgia quedaba suspendida en la atmósfera, y invitaba a mirar hacia atrás. Un paso adelante, dos atrás, tres adelante, cuatro, cinco…. Mayo aún no llega, y tal vez cuando lo haga se alcance a divisar la costa, como una promesa de que existe puerto seguro donde refugiarse.

Tarde, muy tarde

me preguntas si te miento,

cuando sé que sabes bien

que ni yo mismo lo sé.

Tarde, muy tarde,

no me digas que aún es tiempo,

algo más que nuestra piel

ha empezado a envejecer.

Te amé tanto

que me da vergüenza

recordarlo…

déjalo estar,

deja que es tarde.

Tarde, muy tarde.

sólo nos guía el cansancio

y ese miedo de perder

lo que ha sido y ya no es.

Tarde, muy tarde,

tarde para remediarlo,

ese tren ya se nos fue,

nunca volverá otra vez

Sigue leyendo

Días azules, días de amores y Aute.

Didier Lourenço – Dreaming California

Siempre pensé que Luis Eduardo Aute es el cantautor indicado para escuchar en estado de obnubilación, de desconcierto, de casi amor, y de amor también. Es imposible no caer en el aroma de sus letras, ni abstraerse de la dulzura de su voz.

Mi percepción de que el cantautor se muestra auténtico mediante sus letras es otro atractivo que veo en él.

Ay de ti…

es el reflejo del amor que vuelve, sin mayores explicaciones ni razonamientos. Es que en algún momento el amor y el raciocinio fueron de la mano?

El error más grande puede llegar a ser escaparse.

…Ay de mi.

Didier Lourenço – Tu te quedas

Y yo que estaba de vuelta

de todas las idas

con el alma herida

te quiero, ya ves.

Seré lo que tú prefieras

tu luz o tu sombra

o acaso una alfombra

besando tus pies.

Ay de ti, ay de mí,

Sigue leyendo

Humo sobre humo

Anoche me acosté nadando entre palabras y frases. Convencida de que la escritura -coherente- nace con la práctica, y ante mi ausencia en el juego de las palabras, mi sueño se vio invadida de ellas.

Eran apenas algunas frases sueltas, sin conexión aparente, las que me estuvieron rondando toda la noche.

Pensé en escribir algunas, pero mi pereza y mi cansancio físico, pudieron más, perdiendo la esencia y el aroma de las mismas.

Seguramente, muchas de ellas están esperando que las conecte para decirme algo, algún mensaje escondido o encapsulado.

La cercanía de algunas fechas claves, la presencia de este mes contundente, hacen que de pronto todo sea una convulsión, ideas lejanas y desparramadas que apenas pueden hilvanarse.

Hoy me atrevo a transcribir mi desvarío, en una búsqueda inagotable del deseo y del retorno al lugar seguro, ese en donde sabemos lo que queremos o al menos estamos convencidos de ello.

Devianart.com

Sigue leyendo

Me duelen todos los huesos

 

screenshot072.jpg

 

Y fumo en la noche junto al ruido
de las calles repletas de historias,
los párpados, como enfermos,
ya no ofrecen resistencia
y hacen el amor los gatos…
No pienso en ti,
pienso en ti,
en ti.

Y ladra algún perro aburrido
como siempre que cae la sombra,
me duelen todos los huesos,
y una lágrima indiscreta
me advierte que estoy llorando…
No pienso en ti,
pienso en ti,
en ti.

Sigue leyendo

Acaso

verge500.jpg
In Name of Love – Robert Carbonell – Barcelona

Vueltas y más vueltas he dado. Llega abril y aún no tengo resuelto nada. Las hojas que se caen lentamente, van desnudando el alma, pero no así mi mirada, que aún no se anima a expresarse.

He pensado señor, que esta quietud en mis acciones, se debe mayoritariamente a que su presencia me intimida. Será la falta de práctica que ha hecho de mi una mujer inoperante? Será la exigencia diaria focalizada en otros asuntos la que me ha privado de los manejos en el arte del amor? Será el miedo a que mis palabras salgan de manera inapropiada?

Esta mujer segura de sí misma hoy no es más que un papel arrugado y naufragando por los charcos de las veredas.

Ya no tengo donde esconderme, ni donde esconderlo a usted.

Sigue leyendo