… y el coraje rechaza el mar del infinito.

Mistral_lrg_web

Brad Kunkle

“La vida se contrae o expande en proporción al coraje de uno.”

-Anais Nin.

Miedo y Coraje

El miedo y el coraje
son gajes del oficio
pero si se descuidan
los derrota el olvido

el miedo se detiene
a un palmo del abismo
y el coraje no sabe
qué hacer con el peligro

el miedo no se atreve
a atravesar el río
y el coraje rechaza
el mar del infinito

no obstante hay ocasiones
que se abren de improviso
y allí miedo y coraje
son franjas de lo mismo.

Mario Benedetti

Estos últimos tiempos he estado recurrente con la eternidad, lo sé por los títulos de mis dos últimos escritos, que incluyen la palabra duplicada y descaradamente. Hoy por la tarde, mientras pensaba en la eternidad en general –no de mi vida en particular-, se me cruzó la cuestión del coraje y es ahí que probablemente haya podido romper el hechizo de la repetición.

Puntualmente una persona me dijo que para tirarse de un avión, como yo lo hice,  era necesario tener coraje. No es por quitarme mérito. Tirar me tiré. Pero acompañada. Es decir: de morir no iba a morir sola. Sería una muerte múltiple: el instructor y yo. Entonces me puse a pensar en qué componentes son necesarios para tener coraje, a parte de la aparente falta de miedo, porque como leí por ahí tener coraje es aguantar un poco más al miedo.  Llegué a desvariadas y múltiples conclusiones.

La primera es que a veces es bueno estar acompañado. Como cuando uno va a hacer un salto de bautismo. Ese alguien pasa a ser el ente que nos da aliento, nos dice que “podemos”, que “es tuya Juan”, y a veces se tira con nosotros –ésta última sería la versión exprés de coraje-.

Creo que cierto acompañamiento suaviza bastante la sensación de  miedo, aunque al fin y al cabo saltemos en soledad, porque decisiones como cambiar de trabajo, separarse, cambiar de ciudad o país, decirle a alguien que no está ni enterado que nos gusta, por dar algunos ejemplos; se pueden tomar acompañados pero se concretan en soledad.

Otra situación que se me cruzó, es que para tener coraje hay que estar solo, libre de los miedos y prejuicios del prójimo.  Es decir, contrario a lo que dije algunos renglones más arriba. Es el momento –si uno realmente está comprometido con la acción- de sacarse de alrededor gente pesimista, muy precavida, miedosa, mala onda y similares.

Todo esto acudió a mi cabeza luego de revisar mis propios actos de cobardía. Para mi el peor acto de cobardía capital radica en no seguir el pulso, al  corazón, no hacer lo que nos da satisfacción. A veces lo hacemos por falta de libertad, nos sentimos o estamos realmente presionados. Otras por complacer.  Al no tener el coraje de ser libres cedemos a los requerimientos externos, que en muchas oportunidades ni siquiera son frontales, sino simplemente sutiles indicios que a mal tiempo acatamos a rajatabla.

Sigue leyendo

Anuncios

Desertores

0001

Noell S. Oszvald

El mundo no es para cualquiera, “vió”.

Y si no mire la cantidad de desertores que hay a diario. Las bajas de humanos que ya no soportan lo que ven y lo que viven, es como una epidemia húmeda y silenciosa. Pocos hablan de ellos, de los desertores, de los no ungidos por Dios en el último sacramento. Las noticias los esquivan, sabiendo que éstas son la mecha que enciende la pólvora esparcida por el camino.

Pocos pueden soportar este mundo y sus avatares, lo sé en primera persona. Yo que quise desertar varias veces, y mi cobardía me ató a la cama eternos y confusos domingos de guardar, en un cuarto oscuro y lleno de fantasmas, apretando los dientes y la almohada. No hay héroes ni vencedores, sólo vencidos.

No hay un diploma al final de este lado del camino que premie la llegada luego de semejante carrera de obstáculos.  Lo que pase del otro lado sólo podemos conjeturarlo. Mejor tener fe.

Surgen preguntas, desaparecen las respuestas. El latigazo de la realidad no perdona, algunos astutos juegan a esquivarlo con poco éxito en medio de la obscuridad. Depresión es obscuridad, confusión es obscuridad. Las horas pasan narcotizadas, mientras aspiramos drogas informáticas y otras yerbas provenientes de redes intangibles. Pedimos que nos saquen del dolor, pedimos ayuda en lugares equivocados.  No nos atrevemos a mirar, congelados en una situación agobiante ni siquiera podemos movernos, y los que dan dos pasos caen al abismo.

969498_10151446139271243_396811685_n

Noell S. Oszvald

El mundo no es para cualquiera, porque pocos pueden soportar las leyes de la mortalidad, de lo vencido, del amor y del desamor, de las guerras, las dudas, las deudas y del hambre maldito, de la violencia incontenida, del oportunismo.

Si nos parásemos en medio del mapa de la vida, ahí, justo donde está ese agujero negro, y viésemos todo, absolutamente todo, con los ojos bien abiertos y los oídos gentiles, descubriríamos que la yerba buena muere, pero luego llueve y la tierra se reconforta, que a la vida le sigue la muerte y viceversa, que el cauce del río siempre lleva a buen puerto, aunque esté contaminado, que sin lo malo lo bueno sería un suvenir de plástico, que nosotros somos buenos y malos.

Si nos parásemos en ese agujero negro, veríamos que llegamos a mitad del camino un poco caminando y otro poco rengueando, que algunos tramos los hicimos anestesiados, confundidos y adormecidos. Pero que otros despertamos y con un poco de lucidez nos hicimos cargo de lo que pudimos. Vivir despierto requiere de un gran coraje, el mismo coraje que requiere asumir la verdad.

La verdad y este mundo no son para cualquiera.

Sobre la fotógrafa:

Fuente: Página de Facebook de la Escuela de fotografía Motivarte

Noell S. Oszvald es una joven fotógrafa de 22 años proveniente de Hungría. Inició sus trabajos en el año 2012. Trabaja principalmente con autorretratos en donde construye espacios en lo cuales se sumerge. Generalmente se presenta sin mostrar el rostro. Sus imágenes transmiten soledad, calma, misterio y belleza sin pretensiones. Trabaja con fotografías en blanco y negro, utilizando composiciones bien estudiadas y una manipulación sutil de la imagen. Maneja un uso neutral de los colores en cuanto a la vestimenta para que las formas sean las protagonistas. Sus imágenes muestran una interacción con el espacio construido pero sin dejar de lado la sensación de soledad, de aislamiento. Cargadas de poesía, sus fotografías denotan el deseo de la autora de expresar la naturaleza de su cuerpo utilizando elementos tomados de la naturaleza misma.

Sobre cosas deseadas, fracasos y decisiones

Hyacinths And Wine – Karen Stene

Qué es fracaso? Acaso no insistir? No tener oportunidades? No buscarlas? No tomar las decisiones acertadas? No tomar decisiones?

Tal vez lo más acertado que escuché sobre el fracaso y las decisiones últimamente es que al primero hay que atravesarlo y a las otras hay que tomarlas, con el riesgo consecuente de fracasar nuevamente. Prueba y error. Quién no estuvo en esa encrucijada en algún momento? Un muerto tal vez, ese que encerramos cuando los días se nos borran de nuestras mentes, cuando estamos paralizados porque el mundo no se mueve…. Cuando en realidad no nos movemos nosotros.

Prueba y error. Es insistir en lo que a veces parece que no nos conviene y el tiempo determina que efectivamente no nos conviene… o si, con algunos cambios por aquí y por allá realmente nos convino, porque el camino entoscado siempre es el más difícil y lleno de pozos.

Prueba y error. Predicciones sobre posibles futuros fracasos y propios errores. Predicciones sobre posibles futuros inertes, o no.

Prueba y error. Utilizando otras herramientas podremos llegar o no, tan solo depende de uno y de despabilar a ese muerto que muchas veces pregona por sobrevivir dentro nuestro.

Sigue leyendo

Esa maldita costumbre

La mujer es un animal y muy venenoso, bueno eso es lo que me pareció a mí luego de sentirme acorralada por dos o tres especies  de la que estoy hablando.

En quince días y en varias charlas –de verano con cerveza de por medio y el maldito reloj que dice hay tiempo de sobra para hablar- se han extraído varias conclusiones sobre esta especie: o que es el ser más inteligente, o que es un ser superior, una pobre sacrificada, o que es una víbora, un ser trepador y cómodo, y otros términos que no acostumbro a poner en mis casi escritos.

No voy a hacer lo que otras veces, que a fuerza de nombrar tolerancia y respeto termino siendo intolerante con la intolerancia. O si?

Tal vez es esa maldita costumbre de querer encasillarlo todo. La mujer por un lado y el hombre por el otro, olvidando que hay más que una mera cuestión de género. La esencia de la persona –dejemos el alma para otras cuestiones mas románticas- se desarrolla de igual manera seas de un genero o tengas las  características opuestas como tendencia. Y que es eso de que las mujeres somos todas iguales o los hombres todos iguales? Las mujeres unas chusmas y manipuladoras? Los hombres unos cómodos y mentirosos?

De tanto hablar sobre feminidad en mi propia terapia reconozco que hay síntomas que describen un comportamiento femenino y otros uno masculino, como las obsesiones, las histerias, el dejarse cuidar, la practicidad y otras cosas que encontraran más claras en los planetas Marte y Venus.

Pero insisto en la esencia, el aroma, el código que tenemos dentro que no nos hace ni tan buenos ni tan malos pero que nos define como personas. La misma vida con los mismos acontecimientos y capítulos puede ser vivida soberbiamente o tristemente sin importar género, solamente importando el color de fondo y la prestancia de cada uno.

Es así como termine en una charla de mujeres, tratando de hacer telepatía al grupo de hombres donde estaba el responsable de que yo estuviera sentada allí para que me rescatara. De más está decir que para cuando llego yo estaba agotada, uff!

Sigue leyendo

Resistir, resistir y resistir……

Bells Of The Cathedral Artista: Tony Pavone

La vida de una mujer recientemente divorciada dista mucho de ser lo que vemos en algunas películas. La parodia de la mujer emancipada, liberada, que de pronto pareciera que no tiene otra cosa que hacer que destinar sus ingresos a un cambio de imagen, cambiar el look, comprarse ropa nueva, botas hasta las rodillas y salir como una cazadora en busca de algún hombre desocupado y que quiera atenderla. Pero con ganas….. como querer hay muchos.

La realidad es que las mujeres que nos separamos por nuestra propia voluntad tardamos demasiado tiempo en tomar la decisión, tanto que ya perdemos de vista para que queríamos tomar esa decisión o en que nos beneficiaría semejante cosa. Indudablemente que en el universo de los divorcios y las separaciones hay tantas experiencias distintas como pares de personas que puedan formarse en el mundo.

Los motivos de por qué uno acaba viviendo junto a otra persona para formar una familia, se disipan a la misma velocidad en que nuestras  lágrimas se evaporan durante esos días en que no hay rincón de la casa que no nos vea llorar. Tratamos eso sí, de ser discretas. Mucha comida con cebolla, mucho ir al baño, mucha siesta sola, mucha película dramática que en realidad no miramos, mucho ojo hinchado que no baja ni con cincuenta saquitos de manzanilla.

La culpa nos mata, dejaremos a nuestro hombre abandonado, no importa que a los dos meses de haberle dicho que se fuera encontráramos en su correo fotos de mujeres a las que les decía palabras que no estaban en el vocabulario destinado para nosotras. De alguna manera terminamos justificando toda esa movida culpándonos de no habernos depilado dos veces por semana, no haber sido lo suficientemente divertidas en ingeniosas en la cama luego de que el día pareciera un tsunami entre el trabajo, las idas al banco, la provisión de la comida para un horario razonable y hasta llenar el tanque de combustible; algunas cosas que debemos estar agradecidas a nuestras antecesoras  de la revolución femenina.

Islamorado Alone Artista: Tony Pavone

La culpa termina siendo una compañera que definitivamente nos encorva la espalda. Vamos por la vida dobladas, al menos los primeros días o meses, esos en donde nos creemos que toda la infelicidad de nuestra familia destrozada depende de nosotras. El hombre llora pero no por los rincones, sino a viva voz por haber sido utilizado, engañado y lo peor de todo, por haber desperdiciado los mejores años de su vida en donde todavía se les paraba el miembro.

Los chicos empiezan la búsqueda del eje, ese que tardaran mucho tiempo en encontrar, porque el de aquí para allá, los matara lentamente si no cuentan con el apoyo necesario. Ni siquiera la máxima de que hoy son más los hijos de separados y los anormaloides son los que tienen padres estables los consuela.

Seguramente que si debe de haber ex matrimonios amorosos que se han separado en nombre del amor eterno, que aun se apoyan y pueden sostener una conducta adulta, aunque eso de adulto ya estoy sospechando realmente que no existe en este universo. A ellos mis felicitaciones y sana envidia.

Ya nada volverá a ser lo mismo, ni el día del padre ni el día de la madre ni las fiestas, ni las vacaciones. Tres días de descanso solo con tus hijos se transforma en algo casi imposible de concretar.

El primer día falta que te disfraces de payaso para que ellos lo pasen bien a pesar de que vienes estresada y sumamente agobiada, porque no te olvides, desde que te separaste has aprendido trabajos de electricidad, plomería y mecánica. El universo está absolutamente confabulado para que todo se te rompiera justo cuando tu hombre ya no está a tu lado, aunque digamos la verdad, cuando estaba no hacía nada.

Me he levantado alguna que otra mañana queriendo casarme con mi psicólogo, mi plomero y el gasista, todo en mi afán egoísta de tener a las personas más importantes de mi vida a mi lado. Amigas? Obvio, pero ellas vienen solas, tiran la puerta abajo, me retan, me hacen reír, mandan mensajes, leen y dicen no por favor, de nuevo no esta mujer con una crisis.

El segundo día tus hijos ya no solo están aburridos sino que se están convirtiendo en hongos de humedad. Y vos mujer solo tenes una necesidad… o varias, las otras dejémosla por ahora. Descansar, dormir, relajarse, no tener problemas ni planteos, ni hacer demasiado esfuerzo por nada. Una buena lectura, poca salida al centro, mucha catarsis, mucha energía para volver al cuarto día a luchar contra todos los fantasmas reales del universo de una mujer divorciada.

Yo tuve una suerte increíble. Mi fin de semana de tres días fue casi tal cual lo describí. El primer día nos dedicamos al shopping gasolero, es decir mirar y no comprar.

Mis gastos fueron muy fructíferos: dos libros. Uno de runas y otro que ni bien empecé a leerlo dije pero si esta soy yo con la diferencia de que no me puedo tomar un año sabático entre Italia, Indonesia e India.

Lo bueno de leer algunos libros es para saber que no estamos solas, lo malo es que lo que a otra mujer le sirve, a una no. Aunque el camino siempre es el mismo: el terrible y largo viaje al interior de uno mismo, volver a encontrarse con uno.

Pero volvamos con el fin de semana largo, que son tres días de semivacaciones con lluvia y tus hijos aburridos? Una panacea, un acto de amor, un acto de suicidio.

Si el matrimonio o vivir en pareja nos traían todas las noches la seguridad de encontrarnos con alguien en casa, hacer proyectos y dormir con calor en invierno, la separación viene con un ramo de rosas con espinas aun mucho más grandes. Aparece un tu vida un  hombre totalmente desconocido que sabia ser tu compañero, amante, marido y padre de tus hijos,  miras a tu alrededor y realmente no sabes donde encajas, salvo que tengas la suerte como yo de tener un trabajo salvador que ocupe tu cabeza mínimo seis u ocho horas de lunes a viernes. El fin de semana y las noches en que te toca cenar e irte a dormir sola que Dios te ayude.

Sexo? Es posible, aunque en ese estado realmente mujer te recomiendo otros artefactos con los que no te vas a encariñar tanto, todavía no estas apta para que te abandonen, te rechacen o encima no seas compatible con alguien. It’s too much. Que si es lindo? Es hermoso, pero puede alargar absolutamente todo, y el hombre de tu vida puede ser nada más que un espejismo que alargue aun más el destino de llegada.

Y si, estirar las piernas en una cama de dos plazas sin tener a alguien al lado puede ser un acto de libertad o un acto de soledad absoluta.

Todo pasa…..

Rain For Runaways Artista: Tony Pavone

Lectura recomendada: Comer en Italia, rezar en India y Amar en Indonesia de Elizabeth Gilbert

Blogalaxia Tags , , , , ,
Technorati Tags , , , , ,

Vale la pena

posters

Camino de la playa

Artista: Karl Soderlund

Voy a ser sincera, estoy cansada. Pero a su vez sigo adelante como el resto de los mortales. Tal vez no esté clara la dirección hacia donde me dirijo, o si…. O no…. Convengamos que uno quiere ir hacia el sur, pero que nunca se llega en el tiempo estipulado. Tiempo es la palabra. El tiempo que acomoda, resuelve, clarifica, despeja….El mismo tiempo que nos hace envejecer por un lado, es el que por otro indudablemente nos brindará las respuestas y nos ayudará en este entuerto que a veces parece la vida.

Y cada uno trata de resolverla como puede. Las corrientes filosóficas en realidad no son las que estudiamos en alguna materia aledaña, sino es la filosofía de cada uno, capitulo por capitulo escrito de acuerdo a la experiencia de cada uno…. con suerte intransferible, porque seamos sinceros, pares número 38 de zapatos hay muchos, pero como los míos luego de haberlos usado un año entero ninguno.

He escuchado por ahí que más de uno dice que ha venido a esta vida a ayudar a los demás, otros que no dicen semejante cosa pero se nota a la legua que solo vienen a ayudarse a ellos mismos y a hundir al prójimo.  Seguramente que la gente que más feliz y despreocupada parece es la inconsciente o muy consciente que ni se pregunta a qué vino.

En esta carrera loca por adivinar cómo vamos a resolver nuestras vidas,  en vez de trabajar o seguir trabajando para resolverlas, es que muchos nos hemos  visto envueltos en situaciones que a la larga son casi absurdas, otras más prometedoras, y otras que ni se pueden mencionar.  Pero el círculo de recursos en búsqueda de ayuda no se cierra nunca.

Quien no ha probado de todo? Y si, hay épocas.

Sigue leyendo

Oh l’amour: esa cuestión para nada filosófica

Sinfonía en rojo y caqui I Artista: Laurie Maitland

“Y qué, quieres que deje de amar? Quieres que diga que he estado equivocada toda mi vida, que la humanidad es despreciable, odiosa, que siempre lo ha sido y lo será? Y tu desprecias mi angustia como una debilidad y un pesar pueriles por una ilusión perdidas? ….Nuestra vida se compone de amar y no amar es dejar de vivir” George Sand, 1871.

“Ojalá encuentres al amor de tu vida”, dijo y cerró la puerta suavemente. Ni siquiera en ese momento hubo lugar para algún gesto con vestigio de pasión, locura o desorden.

Ha pasado un tiempo desde que escuché esa frase, y desde esa instancia hasta ahora he escuchado muchas otras.

Que el amor no se busca, puede que se encuentre, puede que no. En esta búsqueda interminable de la definición acertada sobre semejante palabrita, es que he estado torturando a las personas que me rodean, con preguntas disparatadas sobre lo que es el amor, sobre si alguna vez lo han visto de pasada, o han sentido algún indicio de que lo tenían cerca.

Para ser sinceros todo comenzó con una pregunta más exacta: en cuánto tiempo estamos seguros de si es amor?

En este punto es que me dirijo a mi colección de películas, agarro el dvd de Los Puentes de Madison y la respuesta más corta que recibo es: cuatro días. Si alguien ha visto o conoce alguna pareja que haya tenido la certeza del amor (no chicos, calentura no, enamoramiento tampoco: a-m-o-r) antes de los cuatro días, avísenme porque podríamos estar ante un nuevo record mundial digno de las olimpiadas de este año.

Es tan rápido el veneno de Cupido? O es que ese amor de cuatro días se sostuvo porque en realidad no se vieron nunca más en la vida? Estamos cerca…

Miro la biblioteca y veo algunas novelas de Jane Austin. Convengamos que en casi todas hay que pedalearla un poco más, el amor está, eso sí: nada de levantarme la falda o mirar por arriba del escote.

Eso me hace pensar en que posiblemente esta libertad que tenemos de toqueteo, muchas veces tapa algunos síntomas, y como dijo mi amiga la Dra. Amor, muchas veces crea espejismos de intimidad que no son reales.

Pero este es otro tema. Volvamos al tiempo.

De pronto uno o dos o tres meses me parece un tiempo disparatado para decirle a otra persona Te Amo -pongámoslo con mayúsculas porque vale la pena-, pero si tus signos vitales están a punto de reventar y no hay razón que domine los sentimientos, yo te recomiendo que desembuches “amor”. Si sentís que las cosas que antes de ayer no ibas a hacer por nadie en el mundo y ahora estás a punto de hacerlas, bueno, respirá hondo, tomálo con calma, mostráte como sos exactamente hoy -no esperes a mañana- y dale la bienvenida al más inexplicable de los sentimientos.

Volviendo al temita de las posibles definiciones, descubrimientos o aproximaciones sobre el amor, he recibido por respuesta cosas como: “esa es una cuestión muy filosófica”, “amor es sólo una palabra”, “es intangible”, “preguntáme algo sobre física, matemáticas o contabilidad, no hay como errarle, amor? Uf”, “Vos sos muy soñadora, esas cosas no pasan”.

Para algunos, la certeza del amor les ha llegado tarde, exactamente luego de que se cerró la puerta o se terminó la relación. Ante tamaña confesión y con la seguridad de que habían quedado cosas pendientes no me quedó otra que sugerir que llegado el momento hay que sacarse lo pendiente de encima. Lo pendiente no es precisamente decir te amo después de que el agua corrió y corrió por debajo del puente. Pero es la maldita espina, la duda eterna de que si hubiésemos manifestado nuestros sentimientos, escuchado nuestra intuición, no haber sido tan necios, por lo menos otro hubiese sido el resultado. Ojo chicos, nada de tirarse por el tobogán de los amores no correspondidos, ese es otro canal.

Es ahí en donde ordeno mis pensamientos y descubro que el amor vale la pena ser vivido al cien por ciento, sin guardarse ningún tipo de reservas, ni pensamientos, ni miedos, ni dudas. Por qué guardar las caricias para mañana? O el susurro al oído? Las ganas de abrazar, o el sueño ese en donde dormimos todas las noches con nuestro amor, despertamos con él y nos volvemos a dormir con él?

Mañana veremos si duró, si cumplimos nuestros sueños, si pusimos huevos y ovarios para agasajar lo que sentimos, si habrá lágrimas, desconcierto o desilusión. Pero no se podrá decir de ninguna manera que no fue un amor vivido.

Sigue leyendo