El amor prohibido en tiempos de Rosas

“Camila mía: acabo de saber que morirás conmigo. Ya que no hemos podido vivir en la Tierra unidos, nos uniremos en el cielo ante Dios. Te abraza, tu Gutiérrez”


a011

Escena “Camila” por María Luisa Bemberg

Noche dramática la de ayer. Empezó a la tarde. Tarde de cine. Dramón. The Reader. Mientras me preguntaba quién había escrito semejante argumento tan rebuscado –dicen que el libro está mejor que la película, seguro que esa persona leyó el libro y después fue al cine- me dispuse a terminar mi domingo con algo un poco más liviano. Llegué a casa, por inercia prendí compu, cocina, televisor. La principal coincidencia se dio entre la computadora y el televisor. Lo otro no eran más que fideos moñitos en una cacerola. Camila me llamaba desde ambos lados, me rodeó y terminé rendida ante su recuerdo y su historia. No pude evitar deleitarme con la película, orgullo del cine nacional. Ni tampoco con la nota de La Nación escrita por Lucía Gálvez, Escritora, licenciada en historia.

Catorce años arañaba yo cuando se estrenó la película argentina Camila. Quedé impactada, porque el amor prohibido siempre impacta. El argumento, que se basa en una historia verídica,  es lo que nos termina de desgarrar. El desenlace de la historia, una especie control y escarmiento sobre los futuros manejos morales de la sociedad de ese momento, son los que inmortalizan ese amor. Prohibido o no, moral o no, para esa o esta época, ya es tarde para subsanar los errores del pasado. Como en cualquier historia podemos preguntarnos que hubiese ocurrido de obtener un perdón o un renunciamiento y poder seguir una vida normal de pareja entre una casi mujer de alta sociedad y un ex sacerdote.  No quiero pecar de ingenua. Quedémonos con la idea de ese amor eterno y sacrificado. Al final de cuentas lo fácil muchas veces resulta prescindible…

“Por fin estamos a salvo

–Uladislao y Camila—

Ya nada pueden hacernos:

tú dormido, y yo dormida.

Me perdí entre madreselvas

y me hallé entre margaritas,

y aquí me tiendo de nuevo,

mi muerte junto a tu vida”


Miguel Alfredo Olivera. Camila O’Gorman: Una tragedia argentina

www.Telondefondo.org

Sigue leyendo

Gabrielle “Maîtresse en Titre” o la amante de Henri IV

 

20 de abril de 1953

“Mis bellos amores:

Mañana es el día en que besaré esas hermosas manos millones de veces; siento ya el alivio de mis penas por la proximidad de esa dicha, que para mí es tan preciada como mi propia vida; pero si me la retardáis un solo día, moriré.

Enviadme hoy a Lavarenne, instruido de vuestros mandatos. He recubierto un corazón de diamantes que os hará morir de ganas de poseerlo. Si los ángeles llevaran joyas, os sentaría extremadamente bien. Jamás ausencia alguna me ha atormentado tanto como esta.

Pasar el mes de abril ausente de la amada no es vivir. Recibiréis hoy dos cartas mías, y yo, mañana dos besos vuestros.

Buenos días amada; beso vuestros pies un millón de veces.

De Mantes, hoy XXº de abril”.

Enrique IV de Francia a Gabriela d’Estrées.

 

 

480px-henriiv.jpg

 

Enrique IV de Francia y III de Navarra (Pau, 1 de abril de 1553París, 14 de mayo de 1610), Rey de Francia entre 1589 y 1610, primero de la Casa de Borbón en ese país y también rey de Navarra entre 1572 y 1610, conocido como Enrique el Grande (Henri le Grand) o el Buen Rey (Le bon roi Henri).

 

Entré en la casa de libros -librería creo que suena a otra cosa-, con el claro objetivo de comprar textos escolares. Como buena compradora impulsiva de libros que soy, cuando lo vi aislado sobre una pila de libros, pensé que ya era mío.

Tapa dura color roja, 353 hojas amarillentas y alguien muy dispuesta a leerlas.

Perfecto para esperar abril, el mes en que pasan las mejores cosas.

El libro en cuestión no es otra cosa que una hermosa recopilación de cartas de amor. Amores apasionados, platónicos, amistades que se transforman, pasiones y odios.

La primera carta del libro data del 20 de abril. Y me pareció la fecha perfecta para escribir una carta de amor, para iniciar un romance, para desnudar nuestros deseos.

Ya sé que hoy el Chat, los mensajes, los mails y la rapidez con la que vivimos han pisoteado un poco bastante el tema este de las cartas y la correspondencia. Sin obviar que tristemente en muchas ocasiones quedaron como testimonio de engaños y locuras desatadas.

Hoy mi pequeño homenaje a Gabrielle y Henri, dos que se amaron como pudieron, con títulos, corset, guerras y protocolo de por medio.

Sigue leyendo

El pequeño gran cacique patagónico

 

10 de noviembre, 9 de la mañana. Un cronista de Buenos Aires está haciendo una nota sobre Ceferino Namuncurá en Chimpay, provincia de Río Negro. El viento es terrible, el frío castiga. El periodista tiene cara de preguntarse si lo mandaron a Chimpay en un viaje despedida. Para los que conocemos la zona, debo decirles que es tal cual el desierto patagónico. El río apenas si de da vida junto con los sauces al paisaje.  Los dos mil habitantes del lugar se ven invadidos todos los años por los fieles que van en procesión por Ceferino.

Este año la expectativa aumenta: Ceferino quedará a un paso de la santidad.

Mientras veía la imagen de Ceferino, pensaba en por qué lo “lookearon” en esa forma: de la sangre mapuche no quedaba nada, y se podía divisar una escultura totalmente oxigenada y ajena a la realidad.

Sigue leyendo

Amores trágicos: buceando en leyendas

Amores trágicos es el título de una lista que publicó 20minutos, en donde los lectores decidirán qué pareja es más trágica, inmortal, real, etc.

La lista tiene algunos ítems como la pareja protagónica de Titanic o los siempre taquilleros Romeo y Julieta. Personalmente me detuve en tres parejas de las cuales poco sabía, y como grandes amores, han sido protagonistas de óperas.

Sigue leyendo

“El hombre es igualmente uno solo” Sobre Malcolm X

El 19 de mayo fue el “Malcolm X Day”, en conmemoración del nacimiento de Malcolm Little o más conocido como Malcolm X.

Nunca dejan de asombrarme las historias de personas que logran superar vidas y situaciones difíciles, y este es uno de los casos.

Malcolm X tuvo una dura infancia, marcada por el acoso que sufría su familia debido a su raza. El Ku Klux Klan les acosaba y esto supuso el asesinato de su padre, lo que provocó que su madre fuese internada en un centro psiquiátrico y que él pasase cuatro años en un reformatorio. Posteriormente, fue adoptado por una familia de Michigan y a los diez años se trasladó a Boston con una de sus hermanas.

En Boston, Malcolm se convirtió en un pandillero. En 1946 es condenado de 8 a 10 años de prisión por robo a mano armada de los que cumplió seis y medio en Charlestown, Prisión Estatal de Massachusetts. Mientras cumplía condena, dejó las drogas y empezó a estudiar por correspondencia. Allí se convirtió a la Nación del Islam (NOI), organización religiosa de carácter musulmán liderada por Elijah Muhammad.

Llegó a convertirse en uno de los líderes nacionalistas negros más prominentes de Estados Unidos. Como líder militante, Malcolm X favorecía el orgullo negro, la auto-suficiencia económica, y la política de la identidad. Al final llegaría a convertirse en un activista de los derechos humanos y la unidad negra transcontinental de renombre mundial.

Como pasó con otros líderes de la comunidad negra, su discurso se fue amoldando a otras comunidades y otras razas.

Como era de esperar fue asesinado a la edad de 39 años.

Para los que no les guste leer pueden mirar la película protagonizada por Denzel Washington.

Fuente: Wikipedia

Sitio Oficial

x.jpg

 

“Durante los días que he pasado en el mundo musulmán, he comido en el mismo plato, bebido en el mismo vaso, dormido sobre la misma alfombra, y he rezado al mismo Dios que mis correligionarios de ojos azules, cabellos rubios y piel blanca . Los musulmanes blancos son tan sinceros en sus palabras y en sus actos como los musulmanes negros de Africa, de Nigeria, de Sudán y de Ghana… Somos verdaderamente hermanos. Porque la creencia en un solo Dios ha desterrado toda consideración de raza en nuestro espíritu, actos y conducta.

Deduzco que si los blancos de Estados Unidos llegasen a aceptar la idea de un solo Dios, quizás ese día también aceptarían – en la practica – que el hombre es igualmente uno solo. Entonces cesarían de juzgar a los demás por el color de piel y de herirlos en consecuencia.”

Frases




Mi compañero El Che: comentarios de su mujer, cartas y poemas.

No soy seguidora del Che ni opositora, sencillamente no estuvo presente en mi educación (ni en casa ni en la escuela) y está dentro de esas cosas que uno aprende de grande por propia curiosidad.
Me atraen las personas que rodean a determinadas figuras. En este caso la segunda mujer del Che nos empieza a brindar de a poco información que tiene que ver con la personalidad del hombre, de su pareja, del padre y no tanto del revolucionario, aunque: es posible despegar ambas situaciones?

Aleida March conoció al Che Guevara en plena guerra civil cuando este llegó con la Columna Ocho a combatir a la región, en octubre de 1958. Se enamoraron en ese momento y comenzaron a convivir, a pesar de que Guevara estaba casado con Hilda Gadea y tenía una hija. Wikipedia

Cuarenta años después de la muerte del Che en Bolivia y alentada por sus hijos, Aleida se ha decidido a contar secretos guardados celosamente; no son políticos ni pretenden cambiar la biografía delChe, pero descubren al mito en su intimidad.
El País.com

“El Che volvía tarde a casa, a las tres o cuatro de la madrugada, a veces a las seis. Dormía sólo cinco o seis horas diarias. ¡Imagínese!¡Estaba construyendo una nueva sociedad! ¡No podía dedicarse al hogar y a la casa!”

Cuenta que llevaban sólo 10 días de casados cuando, el 12 de junio de1959, el Che salió de gira por los países del Pacto de Bandung. Era un viaje largo, de tres meses, y por ello le pidió que la llevara como su secretaria, lo que realmente era en Cuba. “Fue el momento en que comencé a conocerlo con mayor profundidad, cuando me argumentó que además de secretaria era su esposa y que se vería como un privilegio, porque los otros no podían hacerse acompañar de sus compañeras”. Aleida no oculta el dolor que sintió en aquel momento: “Antes de despedirnos fuimos a ver a Fidel a su casa y éste también trató de convencerlo de que me llevara, pero no aceptó. Comenzó mi llanto, un llanto que siempre me reprochó”.

Poema que el Che le envió a Aleida antes de morir:

Adiós, mi única, no tiembles ante el hambre de los lobos
ni en el frío estepario de la ausencia
del lado del corazón te llevo
y juntos seguiremos hasta que la ruta se esfume

Carta a Aleida March 22 de Junio de 1959
Querida Aleida:

Empecéa escribirte en Madrid, seguí en Roma y tuve que empezar de nuevo. Estamos trabajando bastante y comprendemos que nuestra posición no nos permite elegir el itinerario. Por eso hemos visitado museos y otras cosas como las pirámides, etc. que no son tan bonitas como esperábamospero de todas maneras muy interesantes. Tenemos un programa de trabajo que recién finaliza el 26 de junio, aquí en la R.A.U. [República ÁrabeUnida] y luego seguiremos la ruta que habíamos trazado aunque agregando un par de países.

Hemos tenido un buen éxito de entrada ennuestra misión comercial y el recibimiento ha sido muy caluroso porparte del gobierno egipcio.

Aunque no lo quieras creer, me acuerdo de ti a cada momento. Espero que le estés metiendo en serio ala máquina, la taquigrafía y el inglés para poder acompañarme en cada viaje que haga, si es que se consigue otro chance.

Me condecoraron con la orden de la república. Un medallón muy grande que me queda de lo más bonito, no es porque lo diga yo. Ya salí al mercado de plata para comprar tu pulsera pero no encontré nada de lo que esperaba para ti, aunque te llevo algunas cosillas. El viaje hasta aquí fue muy rápido, sin poder ver nada de nada y en la RAU estamos en las mismas condiciones. Estoy durmiendo muy poco y ya se me pegan los ojos. Mañana salgo para Gaza, te cuento los últimos acontecimientos.

Gazaera muy interesante pero por la miseria y el abandono en que viven los refugiados de Palestina. Fui a visitar los oficiales brasileros que están cuidando estos lugares. Establecí nuevas normas diplomáticas de confraternidad entre los pueblos pues me dormí en el hombro del general egipcio que me acompañaba.

Al día siguiente fui a Damasco, de donde pensaba llevarte una tela de esas tan afamadas pero no me gustaron; y aquí dependes del gusto mío. Después de un día completo de trajín, fuimos a Alejandría, la ciudad de Cleopatra donde siguieron los agasajos y hoy retorné a Cairo pero no te puedo seguir escribiendo porque tengo que salir. Hasta luego.

Por la noche salimos a una recepción donde demostré una vez más mis cualidades diplomáticas.

Otro día más y ahora visitamos unas fábricas de armas y explosivos donde me regalaron un rifle y una ametralladora de fabricación egipcia. Todos los días están llenos de trabajo y cada uno de ellos te extraño más;[ilegible].

Estamos viviendo en un palacio bárbaro que perteneció a uno de los mandamás de antes con una serie de criados que agachan la cabeza y corren a hacer lo que uno les dice igual que en las películas. Te hubiera venido muy bien para aprender modales.

Para acabar: Simón dejó dos artículos para Verde Olivo; dáselos a Raúl para que haga con ellos lo que crea necesario; yo no los pude leer.

Me despido para poder mandarte la carta, porque sino no lo haré nunca. Temando un beso del tamaño de un elefante para que te consueles de mi ausencia, si Villegas no ha logrado hacerlo

Che

Más información:

La muchacha de la guerrilla

Por Roberto Orihuela (escritor y director teatral)


«En el lugar donde debía haber un corazón en el pecho, había un gran hueco»

Es muy difícil hacer una reseña de una persona cuando no es admirado. Pero creo es es necesario este buceo para tratar de entender cómo suceden estas cosas.

Un día como hoy, a horas de conmemorarse el día del Holocausto, nacía Adolf Hitler. Dios sabe por qué este hombre inclinado al arte y a la arquitectura en algún momento desvió su camino para convertirse en uno de los líderes más influyentes y crueles de la historia.

Su discurso político comenzó con un lineamiento económico, culpando a financistas judíos de la situación económica de Alemania, luego la derrota en la primera guerra mundial ayudó a hecharles la culpa junto con liberales y comunistas.

Poco antes del final de la guerra, Hitler, quien se postuló como voluntario un año después de eludir el servicio militar, tuvo un ataque con gases tóxicos, y también tuvo la revelación de su vida: su destino era salvar a Alemania, todo esto mientras los médicos que lo examinaban recomendaban no promoverlo por su carácter peligrosamente psicótico.

De ahí en más fue todo para arriba (o abajo, según cómo se mire). Las oportunidades que tuvo el destino para frenarlo no se hicieron presentes.

Hoy tenemos la oportunidad de mirar la historia y releer como surge un líder de tales magnitudes, releer cómo podemos ser influenciados por una sola persona que levanta la voz y el puño.
Nunca fue testigo de sus propios actos de violencia: no visitó ni ciudades bombardeadas, hospitales o campos de concentración.
Su poder radicó en lograr que las personas que lo rodeaban se vieran disminuídas y manipuladas por él.

Lamentablemente hoy en día se siguen viviendo las secuelas de los actos de Hitler:
Aún después de todo lo que ha pasado actualmente es necesaria una ley para castigar la negación del Holocausto.
No olvidemos estas cifras:
Seis millones de judíos perdieron la vida en los guetos y campos de concentración del régimen nazi entre 1939 y 1945 en una política destinada a poner fin al judaísmo europeo por medio de un plan macabro conocido como la ‘Solución final’.

Un informe del Instituto para el Estudio del Antisemitismo, dependiente de la Universidad de Tel Aviv, reveló que el pasado año se incrementó de manera notable el número de ataques contra intereses y personas judías en el mundo.

Fuentes: Wikipedia, Infobae

perro
historia
holocausto