“No conozco otro mar más que tu cuerpo”

Andrómeda ‘Andromède’, mármol. 1885

Cuando salgo de paseo por las exposiciones virtuales -todas las visitas son de momento guiadas desde la sala de mi casa-, en general elijo las pinturas, los colores y las sombras de los óleos. Pero, dentro del mundo poco explorado para mí de las esculturas, Rodin es mi debilidad.

Más allá de los análisis sobre su vida, sobre los innumerables “por qués” de su obra, si estaba obsesionado o no con el sexo, deberíamos detenernos un momento y admirar su obra tal como se presenta.

El cuerpo desnudo en su máxima expresión. La comunión, la unión, la pasión que El Beso nos transmite. El cuerpo de mujer erotizado, esbozado con algunos trazos y teñidos de acuarelas, el auto descubrimiento del cuerpo femenino y su autosatisfacción. Muy osado para su época, Rodin nos muestra al desnudo, cobijados con nuestro propio cuerpo y explorando su infinitud


Torso ‘Torse d’Adele’, hacia 1882.

En este extracto de El País Burillo nos explica cómo las esculturas y los dibujos de Rodin implican dos trabajos paralelos:

“Pablo Giménez Burillo, comisario de la exposición, explica que con su trabajo ha pretendido mostrar dos discursos paralelos: uno relatado a través de las esculturas y otro a partir de los dibujos. “Son dos historias diferentes, inevitablemente conectadas, que cuentan cómo un gran artista transformó para siempre la representación del cuerpo humano”. Los dibujos, aclara, pertenecen a los últimos años de la vida del creador. “No son bocetos preparatorios de sus esculturas, como podría pensarse. Están hechos de una manera muy rápida, mirando directamente a la modelo y no al papel. Después los calca, los siluetea y los colorea. Hizo muchísimos y son piezas muy delicadas. Es también la forma de expresión en la que se habla del erotismo de una manera más explícita”.

Desde el territorio confortable de la escultura, la exposición propone un salto al lado más oculto de Rodin. Es en sus dibujos donde volcó sus mayores obsesiones sexuales. La Europa oficial desarrollaba campañas contra el amor extraconyugal, la prostitución y la pornografía, las madres solteras y todo lo que escapase a la moral más estricta”.

Nota completa

Mujer desnuda ‘Femme nue á la jambe gauche écartée’. Carboncillo y manchas de gouache. 1890.

Info: La Fundación Mapfre (www.fundacionmapfre.com) abre mañana al público una retrospectiva en la que por primera vez se pueden ver en Madrid 33 esculturas (12 bronces, 3 mármoles y 18 yesos) y 90 dibujos pertenecientes a las colecciones del Museo Rodin de París. La edad de bronce, El beso, Manos de amantes, La avaricia y la lujuria o Balzac son algunas de las piezas más impresionantes y justamente célebres. La exposición se centra en la obra del escultor dedicada expresamente al cuerpo desnudo. El País

Sigue leyendo

Mi querido Picasso.

“Pinto como otros escriben su autobiografía. Mis telas, acabadas o no, son como las páginas de mi diario, y como tales, son válidas. El futuro escogerá las que prefiera. No me corresponde a mí hacer la selección. Tengo la impresión de que el tiempo pasa cada vez más deprisa. Soy como un río que sigue discurriendo, arrastrando con él los árboles arrancados de cuajo por la corriente, los perros reventados, los residuos de todo tipo y los miasmas que en él proliferan. Lo arrastro todo y sigo. Lo que me interesa es el movimiento de la pintura, el esfuerzo dramático de una visión a otra, aunque no me haya esforzado hasta el límite. Respecto a algunas de mis telas puedo decir que realmente he hecho este esfuerzo, que he puesto en él todo mi empeño, porque he conseguido captar la perennidad de la imagen. Cada vez tengo menos tiempo y más cosas que decir. Estoy en un momento en que el movimiento de mi pensamiento me interesa más que mi propio pensamiento”.

Pablo Picasso (hacia 1946). (Museo Reina Sofía)

Picasso01
Estudios 1920 Óleo sobre lienzo, 100×81cmMuseo Nacional de Picasso París

Pocos artistas resultan ser tan prolíficos y diversos como Picasso. Cuando recorremos la historia de varios pintores, escultores y dibujantes, vemos que sus obras se van transformando con el devenir de los años, los sucesos históricos por los que atraviesan, y hasta inducidos por corrientes artísticas de otros colegas. En este sentido Picasso aparece como pionero, utilizando técnicas que asombran y salen de lo corriente.

En el transcurso de su vida no sólo abundan sus vaivenes amorosos, sino también los períodos o épocas por los que atraviesa su obra son numerosos.

Picasso no se aburre, o si lo hace cambia de rumbo rápidamente.

Creo que en la elección personal del material, no fui tan diversa como el artista se lo merece. Es que puntualmente tengo una atracción fatal con las figuras geométricas y el desorden de las formas.

Sigue leyendo

Millais en el museo Van Gogh

screenshot029.jpg
Ophelia (1852) Sí, es la misma Ofelia de Hamlet.

La verdad es que me he quedado admirada con la Ofelia (u Ophelia) de Millais.

El poder ver la obra personalmente debe de ser algo increíble, por lo que apenas puedo captar en la pantalla de mi pc.

Vemos a una Ofelia flotando plácidamente en el agua, confundiendo su vestido con el resto del marco. Tal vez en su boca entreabierta se dibuje la tragedia de la trama de Hamlet… pero aterricemos.

Hoy estamos con Millais debido a una exposición suya en el museo Van Gogh.

Sigue leyendo

El brillo tenue de la posibilidad

Las fotografías son sencillas, una tras otra se nos van presentando como diapositivas. En realidad es lo que vemos entre un abrir y cerrar de ojos… sólo cuando prestamos atención.

Paul Graham se ha nutrido de parte de la sociedad de EEUU para esta serie de fotografías, urbanas, sencillas y a simple vista casi sinsentido, porque en realidad, con más o menor color es lo que vemos a diario.

Reseña sobre la muestra en La Fábrica Galería

Paul Graham en La Fábrica Galería A Shimmer of Possibility

Inspirado en los relatos breves de Chejov, el reciente proyecto A Shimmer of Possibility (El brillo tenue de la posibilidad) de Paul Graham (Stafford, Reino Unido, 1956), está formado por un conjunto de obras que comprende una breve historia fotográfica de la sociedad estadounidense actual.

Los haikus que conforman la nueva serie A Shimmer of Possibility evitan la suma poderosa que normalmente encontramos en la fotografía, evitando el empaquetamiento ordenado del mundo en imágenes perfectas.

Sigue leyendo

Arte dual: de Cuba a Londres

De lejos todo se ve precioso y romántico, más en un país como el nuestro que tiende a idealizar todo pero aún así no puede con las revoluciones e involuciones internas.

Y sí, la independencia se ve sabrosa, pero ésta en particular tiene otros costos -ni siquiera originados por la independencia misma-, y no hablo de los materiales. Hablo de los costos de carecer de voz, de opinión, de discernir, entrar y salir y muchas cosas a las que estamos acostumbrados por estos lares.

Mientras recuerdo haber estado cautivada, como cientos de estudiantes de derecho, frente al gran disertador que es Fidel, vuelvo a la realidad y reafirmo -ya es un acto de reiteración- que el arte es uno de los medios de expresión política y social más importantes, incluso puede convulsionar más que la revolución misma.

Sigue leyendo

Sombrero, hongo y bigote

 

Mi primer recuerdo de Chaplin “mudo” fue en un cumpleaños de chicos de jardín, teníamos no más de cinco años. Creo que había un proyector y vimos la película en una pared de la sala. A pesar de la corta edad, me ha quedado el recuerdo del personaje mágico.

Ya de grande, vemos al artista comprometido, irónico y hasta melancólico.

“Barcelona acoge la primera gran muestra en España de la vida y obra de Charles Chaplin

Sigue leyendo

Camille Claudel: Ensoñación al amor …

 

“Mi feroz amiga,

Mi pobre cabeza está muy enferma y ya no puedo levantarme por la mañana. Esta tarde he recorrido (horas) sin encontrarte nuestros lugares. ¡qué dulce me resultaría la muerte! Y qué larga es mi agonía. Por qué no me has esperado en el taller. ¿Dónde vas? cuánto dolor me estaba destinado. Tengo momentos de amnesia en los que sufro menos, pero hoy el dolor permanece implacable. Camille mi bienamada a pesar de todo, a pesar de la locura que siento acercarse y que será obra tuya, si esto continúa. ¿Por qué no me crees? Abandono mi Salón, la escultura. Si pudiera irme a cualquier parte, a un país en el que olvidara, pero no existe. Hay momentos en que francamente creo que te olvidaría. Pero de repente, siento tu terrible poder. Ten piedad malvada. Ya no puedo más, no puedo pasar otro día sin verte. De lo contrario la locura atroz. Se acabó, ya no trabajo, divinidad maléfica, y sin embargo te quiero con furor.

Sigue leyendo