Hoy

tumblr_o3vbk47hAt1qe6psio1_540

Foto: Tumblr

Quiero eso y nada más.

Imperiosamente.

Ahora. Es decir hoy.

Ese hoy que se escapa.

Que va siempre un paso adelante o dos,

¿O tal vez serán tres o cuatro pasos detrás?

Vos sos -sin piedad- mi pasado,

Capturado en una fragancia gastada

Con reminiscencia a vainilla o pachuli,

En un pañuelo bordadito

Con detalles de crochet en los bordes.

Intento escalar

El montículo de polvo de moléculas

-atómicas, interestelares y anómalas-

Que nos separan mil de millones de años luz.

Alguien me mira y ha detenido el reloj.

¡Qué descarado!

Ha tocado mi tiempo y sin pedirme permiso.

 Lo espío y cuando se adormece lo adelanto,

Y cuando despierta no estoy más.

Porque cuando den las diez, o cuando den y cuarto

De un día festivo de noviembre,

Cuando el sol entre justo por esa hendija

Que solo permite la antesala del verano,

Ahí estaremos uno frente al otro,

Chocando las frentes y las caricias,

Será hoy.

Y me recogerás

Como quien levanta una hoja de otoño

Y quiere darle vida.

Patricia Lohin

Resplandor

tumblr_nkaxbdZBmq1r60h5mo1_500

Léon Herschtritt, Amoureux de Paris, 1960

Acaricio tu voz con mi aliento.

Retumban en mi memoria

Tus registros vocales

Como si fueran cantos sagrados

De una tribu libertaria y ancestral.

O el sonido de mágicos tambores

Cuyos ecos repercuten

En la tierra nueva, compacta,

Sólida, fértil y húmeda;

Emanando vapores que dieron origen

A  tu alma y la mía,

Ese primer día del primer ciclo

De la gran página en blanco

Que hoy despilfarra colores,

Fracciones, notas

E interrupciones gráficas.

Tiemblo sin remedio,

Ante esta incauta invasión

Que el viento de enero trae,

Junto a fragmentos tuyos próximos y pasados.

Tu sangre diluida en el néctar del tiempo

Inyecta mis despertares mañaneros

Y siembra de largas interrupciones

La utópica continuidad

Del descanso nocturno.

Pequeñas muertes plomizas

Sigue leyendo

Sol Sistere

Ya ves, esta noche

-dicen-

Es la más corta del año.

Tendremos que urgir

Nuestra quimera,

Adosar pronto la cabeza

Sobre almohadas dispersas

en distintos puntos cardinales. 

Invocar a las deidades

Con la oración breve y definitiva,

Esa que usamos por decreto,

Cuando las horas nocturnas

Tienden a evaporarse

Y gastadas se suman a las del día.

O como hoy

Que con el descenso del solsticio de verano

Nos invade una leve aflicción

De no tener el minutero a favor,

Para abastecer nuestras almas

Con pequeñas delicias y secretos compartidos.

Cerraremos los ojos

Y al breve instante en que nos entreguemos

Al acto terrenal de dormir,

Correremos al encuentro

Del uno con el otro.

Tu boca sobre la mía,

Y tu mano en mi espalda

Sólo para empezar.

Y cuando regrese el hechizo del alba

Nos despediremos extasiados

Rumbo a lo que nos queda del día

Bajo la sombra de la espera.

Patricia Lohin

 

 

Perdido en otras playas

12360400_10153519024632771_5186875428575757257_n

Joseph Lorusso

No estás.

Y sin embargo no muero.

Tiemblo al oír tus pasos por la vereda

Pasando por el costado de mi vida,

Atendiendo tus oportunas diligencias

E ignorando la inoportunidad de mi presencia.

Presencia tardía o temprana,

Demandando ausencias urgentes

Que acomoden el palpitar de la rutina.

Ya quisiera morir,

De un corte cerebral

O de cualquier otro tipo de corte fatal

Que anule los latidos

Que originan tu nombre

Y humedecen mi boca

Con el recuerdo del néctar de la tuya.

Morir y entrar en el blanco

De tu ojo izquierdo,

Que hoy no me refleja,

Mientras tu boca

Descose una sonrisa torcida,

Y alza un lunar por encima

De la altura de tu nariz.

Quiero desaparecer involuntariamente,

Peleando contra toda fuerza terrestre,

Arañando el cielo mientras escalo nubes

Y definitivamente volverme etérea -y loca-,

Ser esa fragancia de primavera sutil,

Que te embriague y maree

Obligándote a dibujar mi recuerdo

En la distancia que hay entre

La almohada y tu sexo.

Y así seré un resplandor en la noche,

El despertar insomne a las cuatro,

Las gotas gordas y violentas de la lluvia de verano,

La melodía olvidada que taladra por las mañanas,

La caricia certera que no volverá nunca,

El deseo que corta tu respiración

Y anula el resto de los sentidos.

Así moriría,

Con el placer de saberme

Un recuerdo eterno e incandescente,

Molesto y deplorable,

La esquizofrenia inevitable

Que nace con el amor no concretado.

Patricia Lohin

Sigue leyendo

Nuestros

romain-0-900x592

Arte: Jerome Romain

Encuentro lágrimas de tinta negra

Que un día triste de esos lejanos y pasados

Derramaron  mis ojos,

Sobre el marco de la ventana

Que da al oeste de nuestros sueños.

Nuestros…

Qué palabra mágica y hechicera,

Que esta mañana

Danza en la vereda de mi casa,

Bajo el sol tibio de las diez,

Besando las hojas del jazmín azórico

Que se desprendieron y extraviaron

Con la tormenta del último atardecer.

Sigue leyendo

Y al fin desistir

harvest

Arte: William Whitaker

Parada frente a la línea del horizonte,

Inmóvil, fija y pétrea línea divisoria.

Mi sombra muda, envarada e incoherente.

La punta de mis pies

Acarician el borde del abismo.

Los dedos se doblan cual garras,

Como si aún quedara algo a que aferrarse.

Imagino alas que no tengo

-¿Acaso ayer no estaban adosadas a mi espalda?-

En consecuencia derramo un torrente de lágrimas,

Como un acto de  falsa nobleza antes de dejar de sentir.

Lágrimas sin sabor,

Opacas, cobardes, vacías y mustias.

El pecho opresor, vulnerable  y doliente

Me recuerda que me abomino desde el preciso instante

En el que abrí los ojos y desistí.

Tal vez el mismo día de mi nacimiento

Ya estuviera escrito que no iba a llegar

A la eternidad de los prados verdes,

A la calidez de las cocinas especiadas

O a la tibieza del roce de las sábanas blancas.

Sigue leyendo

Ahora

1919437_494668830957_8353585_n

Arte: Claire Elan

Ahora que los sueños han invadido mis horas de vigilia,

Y que adivino los acordes de tu guitarra.

Ahora que he alquilado una habitación invisible

Cerca de la tuya para escuchar murmurar tus ensueños.

Ahora que mi día amanece soleado

Con una voz que viene nadando desde el otro lado.

Ahora que el tiempo se detiene,

Y que los relojes de arena ya no son lo que eran antes.

Ahora que nuestras huellas han sido erosionadas por el viento,

Y que el mar ha sobrevivido a tantas tempestades.

Ahora que la espera ha perdido su sentido y orientación,

Y que nuestras almas juegan a encontrarse.

Ahora que mi cuerpo despierta sonidos guturales,

Placeres secretos y escondidos.

Ahora que regreso de otros amores y tierras lejanas,

Conquistando reinos despoblados de promesas

De cuestionamientos del tipo cómo, cuándo y por qué.

Ahora que adivino tu sonrisa y tus ojos tan gentiles

Que viven al norte de mi casa.

Ahora que reescribo un diario,

Y me sincero cada día a través de la tinta negra

Que se escapa por la desembocadura de mi mano derecha.

Ahora que mis tareas me desocupan,

Que sé parar,  sentir y recalcular,

Que encontré los hilos que atan

Tus sueños a los míos.

Sigue leyendo